Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa domingo, 25 de mayo de 2014

Sin duda, estos fueron unos comicios atípicos, no solo porque el presidente-candidato no ganó en primera vuelta, sino también por los escándalos de las últimas semanas que afectaron a las campañas de Juan Manuel Santos y Óscar Iván Zuluaga. 

Además, estas han sido las elecciones más tranquilas en materia de orden público en los últimos años, pues no se presentó ningún hecho violento, entre otras cosas porque las Farc y el Eln iniciaron un cese unilateral del fuego por ocho días –terminan el próximo miércoles- para facilitar el desarrollo de la jornada democrática. 

El balance de orden público entregado por las autoridades no pudo ser más alentador: ningún hecho violento; un presunto guerrillero del Eln capturado en Antioquia; la desactivación de un artefacto explosivo cerca de Ituango; 62 comparendos a conductores en estado de embriaguez y la captura en Tumaco (Nariño) de los dos presuntos asesinos de dos policías, hechos ocurridos hace tres semanas en esa zona del país. 

La Registraduría Nacional reportó total normalidad, salvo la reubicación de 67 mesas en los departamentos de Amazonas, Antioquia, Valle, Santander, Arauca y Tolima. 

En cuanto a presuntas irregularidades, la Misión de Observación Electoral reportó 59 denuncias por presuntas irregularidades especialmente en los departamentos de Bolívar, Magdalena, Tolima, Cesar, Antioquia y Santander, mientras que las autoridades reportaron la detención de 232 personas por diferentes delitos electorales. 

Mucha abstención 
Al cierre de la jornada electoral, la abstención fue la ganadora indiscutible. Sólo en el exterior, donde la votación presidencial comenzó desde el lunes pasado, únicamente acudieron a las urnas 30.571 electores de un potencial de 600 mil. 

La misma tendencia se observó en casi todo el país: Atlántico, La Guajira, Huila, Guaviare y el Eje Cafetero, fueron los casos más significativos. 

En Medellín y Bucaramanga hubo reportes de problemas con el sistema de identificación biométrica, mientras en Tunja se informó de inconvenientes con la tinta de los marcadores, que según varias denuncias traspasó en papel. 

Y mientras el reporte oficial desde el Valle del Cauca fue de total normalidad, en Cúcuta se presentó un hecho curioso: cientos de colombianos que viven en el estado Táchira, de Venezuela, tuvieron que pasar por los pasos clandestinos y atravesar el río Táchira para llegar a los sitios de votación en la capital nortesantandereana, pues la frontera fue cerrada. Lo mismo ocurrió en los pasos fronterizos de Paraguachón (La Guajira) y Arauca. 

La MOE denunció que hubo panfletos amenazantes en varios municipios del Urabá antioqueño, en tanto que los habitantes de Taganga (Chocó), la isla Barú y el sector de Pasacaballos (Cartagena) se negaron a votar, pues dicen que el Gobierno Nacional no les ha solucionado sus necesidades básicas insatisfechas. 

Tal vez el único evento a destacar fue el intento de sabotaje por parte de un grupo de unas 300 personas en el puesto de votación de Corferias, en Bogotá, que llegaron a ejercer su derecho al voto, pero no lo pudieron hacer porque no estaban inscritos. 

Así las cosas, las de este domingo han sido las elecciones más tranquilas de los últimos años, pues hasta el clima ayudó: no se cumplieron los pronósticos de que habría lluvias en varias regiones del país. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.