Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa viernes, 6 de junio de 2014

A Cárdenas se le atribuían los delitos de homicidio agravado y soborno por la extraña muerte de Colmenares, ocurrida el 31 de octubre de 2010. 

En su decisión el juez aseguró que no se encontraron pruebas suficientes que comprobaran la responsabilidad de Cárdenas en los hechos, por lo que no existe certeza de que la muerte de Colmenares haya sido producto de golpes propinados por terceros. “No se probó que su deceso haya sido un homicidio”, señaló el funcionario judicial al afirmar que las pruebas no llegaron a determinar la teoría del caso que intentaba sustentar la Fiscalía, “se planteó la posibilidad de homicidio pero no es una certeza (…) no se puede inferir que Cárdenas sea el responsable de Colmenares (…) no se probó por ningún medio de conocimiento que le hubiera asentado dos botellazos en su cabeza, con otras personas cuando éste se encontraba en estado de indefensión y aprovechándose de su estado de alicoramiento”. 

Y expresó que aún quedan dudas en los hechos que llevaron a que Colmenares haya caído en el caño El Virrey, “pese a que se logró establecer la muerte de Luis Andrés Colmenares Escobar, no existe certeza que permita llevar al convencimiento de que sea un homicidio”. 

El funcionario judicial recordó las pruebas que el ente acusador presentó durante el juicio contra Cárdenas, los cuales se tuvieron en cuenta para tomar la decisión final. Para el juez éstos no superaron los requisitos exigidos. 

Entre las pruebas el funcionario judicial nombró el acta de inspección técnica al cadáver y el protocolo de necropsia de Medicina Legal donde se concluye la causa de la muerte de Colmenares. 

Además, tuvo en cuenta el estudio patológico de Medicina Legal donde se afirma que el trauma craneoencefálico no fue producto de una caída, así como los dictámenes periciales: el primero describió que el descenso de Colmenares fue producto de varios factores, entre ellos la embriaguez. El segundo hace referencia a estudios toxicológicos al cuerpo en donde se estudiaron los niveles de alcohol o cualquier otra sustancia en la sangre de la víctima. 

Otras pruebas revisadas fueron la inspección del caño El Virrey, ubicado al norte de Bogotá, lugar donde sucedieron los hechos. Además se escucharon los testimonios de familiares y amigos de Colmenares. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.