Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Christian Díaz Maldonado

jueves, 26 de noviembre de 2015

La decisión de conceder el registro fue tomada en primera instancia por la Dirección de Signos distintivos y confirmada por la Delegatura de Propiedad Industrial, pero durante el proceso de solicitud la compañía colombiana tuvo que sobrepasar una serie de obstáculos como la oposición presentada por Spi West Port, empresa estadounidense que alegó el registro de Aló Vero.

La disputa marcaria, desde la primera instancia ya tenía un vencedor, no obstante Spi West Port no quería rendirse tan fácilmente, por lo que presentó recurso de apelación ante la Delegatura, solicitando revocar el primer fallo; pues según la opositora, la decisión era errónea dado que la marca solicitada presentaba similitud con el signo Aló, registrado previamente por los extranjeros.

La compañía estadounidense basaba sus argumentos en que ambas marcas presentaban similitudes ortográficas y fonéticas, las cuales podrían generar en el consumidor confusiones de producto y origen, dado que el signo solicitado reproducía completamente la expresión Aló; no obstante las afirmaciones fueron desvirtuadas por la Superindustria.

Ximena Castellanos apoderada de la compañía opositora dijo frente a la decisión que “se contradicen los criterios de la misma SIC y del Tribunal Andino de Justicia, en el sentido de no otorgar marcas que reproduzcan la totalidad de una marca registrada, ya sea solo en su parte nominativa”. Y añadió “la marca registrada Aló está completamente contenida en la  concedida Aló Vera y no había razón para no encontrar un riesgo de confusión”.

Entre los argumentos de la SIC para declarar infundada la oposición de Spi West Port fue, que a pesar de las semejanzas de ambos signos, Aló Vero cuenta con un significado conocido dentro del idioma español, mientras que Aló es una marca fantasiosa carente de significado, además se enfocó en evaluar ambas expresiones gráficas que según la SIC presentaban aspectos que les permitían diferenciarse dentro del mercado. 

“La particularidad en la combinación de las expresiones Aló y Vero, permite que la denominación sea distintiva y, por tanto, registrable, sin afectar el derecho de otro al usar estas expresiones combinadas, ya que las hace diferenciables para que el consumidor medio la diversifique con la marca registrada”, dijo Álvaro Ramírez, director de la firma B&R Latin America.

Las opiniones

Álvaro Ramírez
Director de la firma B&R Latin America
“La particularidad en la combinación de las expresiones Aló y Vero, permite que la denominación sea distintiva y, por tanto, registrable, sin afectar el derecho de otro al usar estas expresiones”.

Ximena Castellanos
Apoderada de Spi West Port
“Se contradicen los criterios de la SIC y del Tribunal Andino de Justicia, en el sentido de no otorgar marcas que reproduzcan la totalidad de una marca registrada, ya sea solo en su parte nominativa”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.