Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Carlos Eduardo González - cgonzalez@larepublica.com.co Viernes, 26 de mayo de 2017

El lema comercial con el que Unión de Arroceros S.A.S. pretendía  distinguir productos aceite de salvado de arroz para uso alimenticio, leche de arroz, entre otros, bajo la clase 29  de la Clasificación Internacional de Niza, fue negada en recurso de apelación.

En este recurso, Uniarroz argumentó que el lema no llama a engaño al consumidor “acerca de una característica propia del arroz”, sino que se trata de la “opinión cualitativa que indica que es ‘simplemente superior’, otorgándole neta distintividad frente a las marcas y lemas de los demás arroces del mercado”.

Con este, y otros argumentos, Uniarroz tenía el objetivo de que se revocara la medida de primera instancia y se conceda el registro.

Sin embargo, la Superintendencia decidió negar el registro apoyándose en el literal e) del artículo 135 de la Decisión 486 de la de la Comunidad Andina de Naciones (CAN), que explica que no podrán registrarse como marcas los signos que “consistan exclusivamente en un signo o indicación que pueda servir en e comercio para describir la calidad, la cantidad, el destino, el valor, la procedencia geográfica”.

De igual forma, la SIC expresó que es permitida “la inscripción de signos complejos o compuestos por nombres genéricos o descriptivos […] siempre y cuando guarden la condición de distintivos frente a los productos que han de protegerse por la marca”.

Por esto, la entidad adujo que el signo solicitado carecía de distintividad, pues no cuenta con capacidad de individualizar los productos en el mercado.

Frente al tema Carlos Amaya, socio de Amaya Propiedad Intelectual, aseguró que, además de estar formado por algunas expresiones laudatorias, “vemos que la extensión del signo solicitado dificulta su recordación en la mente del consumidor, motivo por la cual carece de la suficiente fuerza distintiva para identificar sus productos respecto de la competencia”.