Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Domingo, 19 de julio de 2015

Las conversaciones que se adelantan en La Habana entre la guerrilla de las Farc y el Gobierno Nacional unen y dividen a diferentes sectores sociales. Las distintas etapas por las que se han pasado y hasta el momento superado, son una mezcla de sin sabores y esperanza, pues nunca se había logrado llegar tan lejos en un proceso de paz. 

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, anunció recientemente una modificación en la metodología con la que se venía trabajando en Cuba. Ahora, se hablará por temas y no por ciclos como se venía haciendo, y al lado, trabajarán comisiones técnicas que apoyarán la mesa de conversaciones. 

Junto a la nueva forma de trabajo en la mesa, también se planteó el desescalamiento del conflicto, que según el Mandatario consiste en ir silenciado poco a poco los fusiles e ir cambiando el lenguaje respecto al grupo guerrillero. Lo cual, se une al anuncio de las Farc de reiniciar con el cese unilateral -inicialmente por un mes a partir de las cero horas de este lunes- y del sistema de monitoreo y de verificación con presencia internacional si se llega al cese el fuego bilateral. 

También, se dio conocer el plazo que tomará el Gobierno para decidir si se continúa o no con el proceso de paz. Se trata de dejar avanzar los diálogos durante cuatro meses y a partir de ahí se evaluará si efectivamente las Farc cumplen con el cese unilateral y si se alcanzan acuerdos concretos en materia de justicia y el fin del conflicto. Un plazo que no es muy bueno para algunos analistas, pues dicen que se estarían mezclando los diálogos con una estrategia electoral. 

Todos estos anuncios se dieron luego de los continuos ataques subversivos contra la infraestructura petrolera y vial del país y que pusieron en duda el proceso, pero que hacen parte de las razones que motivaron al cambio. 

“Desafortunadamente hay algo de todo eso, y sobre todo el aburrimiento, el desgaste del país porque llega un momento en que siente que no hay un compromiso real de las Farc. Entonces, yo creo que todo el conjunto de factores generó esta situación”, dijo Clara Rojas, representante a la Cámara y miembro de la Comisión de Paz. 

ACTOS CONCRETOS Y APOYOS AL PROCESO 

En este contexto, se dio la liberación del Subteniente Cristian Moscoso, quien fue liberado este domingo hoy en las horas de la mañana, en un acto considerado por algunos observadores como una muestra del desescalamiento o un gesto de buena voluntad que generó la reiteración del apoyo de los garantes de los diálogos en la Habana: los Gobiernos de Cuba y Noruega. 

“La posición constructiva asumida por el Gobierno de Colombia y las Farc, permitió el cumplimiento exitoso de los términos acordados para esta operación. Los gobiernos de Cuba y Noruega reiteran su apoyo a los diálogos de paz y a los esfuerzos para poner fin al conflicto armado en Colombia”, manifestaron por medio de un comunicado. 

A este acto se suma el desminado humanitario que se realiza en Briceño Antioquia. El cual, es el primer resultado concreto de los negociaciones, pero en el que lamentablemente murió el soldado Wilson de Jesús Martínez. 

Entre los apoyos al proceso también se encuentra el de Uruguay, pues será el exministro de Defensa de ese país, José Bayardi, el delegado de Unasur para integrar la subcomisión que preparará el posible alto al fuego entre las Farc y el Gobierno. 

Por parte de los actores sociales del país, iglesias, diferentes ONG, y los integrantes de las Comisiones de Paz de Senado y Cámara manifestaron su apoyo y alegría frente a los últimos anuncios, e incluso llamaron al partido del Centro Democrático a que se unan al proceso y dejen de ser un obstáculo para el mismo. 

Es así como, un ambiente optimista se vuelve a respirar alrededor de los diálogos que iniciaron hace dos años y ocho meses, periodo en el cual se han realizado 38 ciclos de negociación y se han superado tres temas de la agenda. 

Ahora, aumenta la expectativa por el cese al fuego unilateral, después de que se multiplicaran los atentados por parte de las Farc, así como por lo que viene: hablar del cese el fuego bilateral y de hostilidades, el marco de garantías para que la guerrilla ingrese a la vida política y el tema de justicia transicional, que es vital. 

“La justicia transicional es uno de los temas más importantes, y eso lo han señalado los expertos en el mundo entero para hacer la transición de la guerra a la paz. Es la justicia, pero atado a la verdad y a la reparación de las víctimas y no repetición”, afirmó la representante Ángela María Robledo. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.