Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Zoraida Fonseca Miércoles, 11 de julio de 2012

Antecedentes: Como una importante evolución legal, la autoridad marcaria colombiana incorpora la audiencia de facilitación al trámite de registro de marca. En dicha audiencia podrán tratarse confictos de competencia desleal o surgidos como signos distintivos adquiridos previamente, así como proponer correctivos para registros que podrían ser considerados engañosos.

El mecanismo creado fomenta el registro de signos que en otras circunstancias se hubieran negado. Cuando el conflicto es por la existencia de una marca confundible, la audiencia procura el acercamiento entre quien solicita el signo y el titular de la marca que obstaculiza el registro. En ella, las partes, previo acuerdo avalado o propuesto por la autoridad, se comprometen a adoptar medidas que eviten el riesgo de confusión y asociación. En la audiencia, la Superintendencia de Industria y Comercio asume un rol muy activo, valorando y sugiriendo los compromisos que permitan lograr un acuerdo de coexistencia para el registro de la marca. La autoridad ha asumido una posición conservadora frente a los acuerdos de coexistencia, insistiendo en que el riesgo de confusión y asociación es un asunto de interés general, no sujeto al arbitrio de las partes. Ésta posición, calificada de proteccionista, ha sido duramente criticada por quienes consideran que el propio mercado se encarga de solucionar los problemas que acarrea la confusión marcaria, o que otras disciplinas, como protección al consumidor o la competencia desleal, son las llamadas a tomar los correctivos.

Por tanto, la posición facilitadora y mediadora de la Superintendencia en las audiencias, así como la posibilidad de citarla de oficio, supone un gran avance legal. En su intervención, puede incluso proponer fórmulas que permitan superar las causales de negación de la marca, sugerir modificaciones de la solicitud respecto a productos o servicios, renuncias a derechos, modificaciones secundarias de la marca, desistimientos, afectaciones y cancelaciones por no uso.

El centro de la discusión en las audiencias será la coexistencia de las marcas basada en la diferenciación de productos o servicios, éste fenómeno es denominado 'principio de la especialidad', el cual permite que existan dos marcas idénticas o semejantes siempre que los productos o servicios sean diferentes.

A través de la implementación de estas audiencias, y con la exigencia de nombrar concretamente en las solicitudes de las marcas los productos o servicios, la Superintendencia busca generar una nueva cultura. El propósito es que el registro de la Propiedad Industrial refleje las marcas registradas con las descripciones de los productos o servicios que usan en el mercado, lo que gracias al principio de la especialidad permite un mayor número de marcas que compiten en beneficio del mercado.

Otra ventaja que surge con de la audiencia para el titular de una marca, consiste en evitar que la parte haga uso de la acción de cancelación total o parcial por no uso. Si el titular de la marca que obstaculiza el registro de otra, sabe que la cobertura de su marca es innecesariamente amplia, debería voluntariamente limitar su alcance y evitar los traumatismos probatorios y económicos de la defensa.

Infortunadamente, las audiencias sólo pueden llevarse a cabo hasta antes de que se profiera la negación de la marca, lo que restringe los efectos positivos de la audiencia, pues después de esa instancia es cuando más se requiere de formulas de arreglo para el registro de la marca.

Aún no se conoce la efectividad de las audiencias. Su éxito dependerá, en gran medida, de la posición mediadora y facilitadora de la autoridad, para formular soluciones coherentes y prácticas, así como en la oportunidad de su convocatoria. También se requiere una actitud abierta y franca de las partes, quienes deben ceder en sus derechos, en procura de una sana coexistencia.