Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Natalia Cubillos Murcia

lunes, 4 de abril de 2016

Bimbo tenía la intención de registrar B Barcel Tostachos en la clase 30 Internacional de Niza, que incluye galletas, hojuelas de maíz, maíz tostado, refrigerios a base de cereales y tostadas, entre otros productos.

La decisión fue clara desde la primera instancia, en la que se libran este tipo de batallas ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC). La dirección de Signos Distintivos, encabezada por María José Lamus ya había dado su negativa. 

En la resolución de Lamus, si bien no se le reconoce el carácter de notoria a  la marca, sí se asegura que es confundible con los productos de Ramo y por lo tanto no se debe registrar porque puede confundir al consumidor. En el mismo proceso se desestima la oposición de Ferris Enterprises Corp, empresa que buscaba defender sus productos Yupi Tosti Nachos y Tosti Nachos, registrados en las clases 29 y 30.

La puja ya terminó ante la Superindustria porque la decisión se mantuvo negativa y fue tomada por el superintendente delegado para la Propiedad Industrial. 

A diferencia de Lamus, el superintendente Delegado sí consideró que la marca Tostacos es notoria y le otorgó la máxima protección que se le puede dar a un registro en el país. 

Si una marca obtiene este reconocimiento lo que hace la autoridad es protegerla contra la “dilución de su fuerza distintiva” para que ningún registro posterior pueda afectar la integridad y reconocimiento de la marca ante posibles afectaciones de su prestigio por otra marca similar por diseminar su utilización para otros bienes o servicios.

El calificativo de notoria es un reconocimiento a un esfuerzo económico de parte del empresario que se demuestra en su valor comercial y publicitario.

La SIC  corroboró que Tostacos generó ventas de más de $75.000 millones entre 2009 y 2014 y  “ocupa el quinto lugar de conocimiento dentro de las marcas más importantes del sector de los pasabocas, según un estudio desarrollado por Mediacom, sobre el conocimiento publicitario de los productos líderes del mercado como Margarita, De Todito, Doritos y Choclitos”, confirmó la entidad en un comunicado de prensa.

Para Jorge Oviedo Albán, docente de la Universidad Sergio Arboleda y experto en derecho privado, la decisión fue acertada. “La SIC obró correctamente al negar el registro de la marca  B Barcel Tostachos, y de esta manera sienta un precedente importante que busca proteger a los consumidores”, dijo. 

Oviedo explicó que en este caso fueron más relevantes los consumidores “sin importar cuál fuera la magnitud económica o la relevancia de los actores que querían registrar la marca”.

 Si Bimbo quisiera dar la pelea tendría que hacerlo ante el Consejo de Estado, para poder obtener el derecho de uso de la palabra Tostacho, pero no es usual que estas peleas se lleven hasta este proceso.

Jorge Oviedo Albán
Docente de la Universidad Sergio Arboleda

“La SIC obró correctamente al negar el registro de la marca B Barcel Tostachos, y de esta manera sienta un precedente importante que busca proteger a los consumidores frente a las solicitudes empresariales”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.