Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Daniel Rojas Castañeda - drojas@larepublica.com.co sábado, 1 de agosto de 2020

El certificado de la Contraloría General de la República permitió que el salario de los parlamentarios aumentará 5,12%

El sueldo que reciben los congresistas siempre ha sido un tema de gran polémica. Por ello, anuncios como el del reajuste de sus honorarios en un alza de 5,12% retroactiva (que se reconoce desde el primero de enero de 2020) que certificó la Contraloría genera controversia. Ello significaría que pasarían de ganar $32,7 millones actuales al mes a $34,4 millones.

En la actual situación, si el salario de los congresistas se multiplicara por el total de ellos (280), al mes ese gasto sería de $9.637 millones; eso quiere decir que al año se van unos $115.644 millones.

Además de ello, los parlamentarios colombianos no solo gozarían de los reajustes de sus honorarios, que certificó el contralor Carlos Felipe Córdoba, sino que también seguirían recibiendo los gastos de representación.

Recordemos que fue hace algunos días que el senador Gustavo Bolívar realizó una propuesta para que los congresistas dejarán de recibir $14 millones de su sueldo en gastos de representación o viáticos, debido a que la mayoría están trabajando desde sus casas como consecuencia del covid-19.

Sin embargo, la propuesta del senador Bolívar se cayó luego de que la Comisión I votará con ocho votos a favor y ocho en contra la propuesta similar del parlamentario del partido Cambio Radical, Temístocles Ortega, quien había asegurado que recibir ese dinero sin gastarlo era estar promoviendo un enriquecimiento sin causa. “La propuesta de Bolívar es muy acertada e internamente en el partido estamos viendo si la acogemos y nosotros, de manera voluntaria, la radicamos en plenaria para que se apruebe”, aseguró el senador Richard Aguilar.

Actualmente, los sueldos se devengan de la siguiente manera: el pago básico del salario es de $7,9 millones, al que se le suman otros $10,7 millones por prima de servicios especiales y $14 millones de gastos de representación. A esto, se le descuentan $13 millones en aportes a salud y pensión, retención de la fuente, entre otras; lo que termina dando un valor neto a pagar $19,7 millones.

De estos ingresos, el de gasto de representación se deriva para el pago de su alimentación y viáticos, para la compra de sus tiquetes de avión si tienen que desplazarse hasta la sede del Congreso y se encuentran en otra región, además también sirve para el pago de sus líneas de celular o la gasolina del carro, entre otras cosas.

Adicionalmente, el Congreso asume otros gastos como el de los materiales y mantenimiento de sus oficinas, así como el pago de sus Unidades de Trabajo Legislativo (UTL); sin olvidar que todos los congresistas reciben primas de Navidad y vacaciones que se calculan sobre el salario básico. Sin embargo, hasta el momento se decidió no quitar el gasto de sus viáticos, más allá de que están sesionando de manera virtual.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.