Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co miércoles, 4 de mayo de 2016

El registro no fue otorgado sin dar la pelea, pues cuando se registra una marca de café, es usual que la Federación Nacional de Cafeteros se oponga al trámite. 

En este caso, la Federacafé se opuso en la primera etapa del registro ante la Dirección de Signos Distintivos con un resultado en contra del solicitante. 

El documento de la SIC evidencia que  Luis Felipe Acero,  apoderado de la Federación, argumentó que como “consecuencia de la declaratoria de la protección de la denominación de origen (...) debe impedirse el registro de la marca que imite, contenga o la reproduzca, cuando el uso de tal marca pueda implicar un aprovechamiento del prestigio asociado al Café de Colombia, o cuando de aquel se derive un riesgo de confusión o asociación”. Según él, esto sucede con la marca pues “evoca la denominación”.

Acogiendo estos argumentos,  María José Lamus, directora de Signos Distintivos, en el documento, decidió negar el signo pues “reproduce la denominación de origen como quiera que incluye dentro del elemento nominativo la expresión café y hace referencia a la bandera de la República de Colombia”, lo que  implica un “aprovechamiento injusto de su notoriedad”. 

El análisis cambió ante el Delegado para la Propiedad Industrial (Ad Hoc), Jorge Enrique Sánchez Medina. En el documento concluye que “el signo reivindicado no es susceptible de generar confusión alguna en el mercado respecto de la denominación de origen Café de Colombia en tanto que la utilización de la expresión café, únicamente hace referencia al producto genérico”.  

Además lo describe como un signo complejo con elementos gráficos y nominales. 

“Tomémonos un tinto seamos amigos ha pasado a ser un lema ya introducido en el colectivo de la comunidad nacional y por lo repetitivo se ha convertido en un lema de carácter notorio”, dijo Carolina Vera, socia de Vera Abogados y apoderada de Bucarest. 

Esta es una decisión muy importante para cafeteros independientes. Según reseñó la abogada “la SIC por regla general viene acompañando a la Federación en sus oposiciones (...) lo que ha sido perjudicial para muchos solicitantes de marcas que legítimamente aspiran al registro”.

Las cifras de la misma Federación demuestran que en 95% de los pleitos a los que se opone tiene resultados satisfactorios.

Denominación de origen
Café de Colombia fue declarada denominación de origen por la SIC y la custodia de  uso de tal denominación reposa en la Federación Nacional de Cafeteros. De acuerdo con Vera, “la Federación por sí y ante sí ha extendido tal derecho a expresiones como Colombia, colombiano, la representación de una taza de café y cualquier combinación de colores que insinúe los colores de la bandera de Colombia”.

La Opinión

Carolina Vera
Socia de vera abogados

“No cabe duda que la Federación, en claro abuso del derecho a la denominación Café de Colombia, se viene oponiendo sistemáticamente a solicitudes. Casi se han declarado titulares únicos de la palabra café”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.