Lilian Mariño Espinosa - lmarino@larepublica.com.co Martes, 9 de diciembre de 2014

El pasado 28 de noviembre se conoció la respuesta que dio la Dirección de Signos Distintivos en la que le otorga a Ricardo Aparicio Higuera el registro y uso del signo Cardio Rebajas.

Aparicio podrá hacer uso comercial de la nueva marca, pese a la oposición de La Rebaja Droguerías.

La petición que se realizó en mayo, había recibido oposición por parte de la Sociedad Distribuidora de Drogas La Rebaja, la similitud con sus marcas Drogas La Rebaja y La Rebaja.

Por el momento, la Dirección determinó que la marca Cardio Rebajas, que busca distinguir servicios de la clase 35 de la clasificación internacional de Niza, puede ser registrada ya que desde la perspectiva de la SIC no es confundible con las marcas opositoras debido a que la palabra en disputa, rebajas, es de uso común en los servicios de comercialización.

El argumento por parte de Aparicio se basa en que la marca de Drogas La Rebaja le debe sus derechos a un conjunto de elementos dentro de los cuales hay una configuración particular de colores, amarillo y rojo, dispuestos en líneas diagonales, por los cuales las personas distinguen la distribuidora.

Adicionalmente, se consideró que la expresión rebaja es débil ya que el vocablo trasmite la idea de descuento en el precio y es un término que es usado por numerosas marcas registradas.

Partiendo de esa idea, la SIC no observó la necesidad de analizar la relación de productos y servicios entre las marcas, ya que hay una fuerte distinción por parte de los términos.

Finalmente, la dirección aclara que el registro del signo solo protegerá a la marca por diez años en conjunto, es decir que se podrá usar Cardio Rebajas completo y no sus palabras de forma separadas.

Para la abogada especialista en marcas Elsa Quinche, quien también es socia de la firma Q&D Abogados y que actuó como apoderada, la resolución de la entidad es acertada ya que la defensa de la marca solicitada se enfocó en demostrar que la sociedad opositora no tiene derechos de exclusividad sobre la expresión ‘Rebaja’, individualmente considerada.

“Es como si una compañía pretendiera ser la absoluta propietaria de la expresión ‘Oferta’ o ‘Promoción’, los cuales son términos de uso común. Como quedó expuesto en la contestación de la oposición, las rebajas de Drogas La Rebaja no son las únicas rebajas”.

A la sociedad Distribuidora Drogas la Rebaja aún le queda el recurso de apelación. Para este trámite la compañía tiene hasta hasta mitad de enero para radicar el documento, frente a la oficina del Superintendente Delegado para la propiedad intelectual.

Hasta el momento el recurso de apelación no se ha presentado; sin embargo, especialistas consideran que el segundo round de esta historia no demora en salir a la luz.

Finalmente, según el abogado experto en derecho marcario Javier Delgadillo, “la probabilidad de que la decisión cambie en este caso es baja pues los argumentos de la Superintendencia fueron amplios y bien estructurados. Estimo que un 30% de las resoluciones emitidas por la Dirección de Signos son revocadas por el Superintendente Delegado”.

Antecedentes
Los antecedentes de Drogas La Rebaja son complicados dentro de la historia Colombiana por estar altamente relacionados con el extinto Cartel de Cali.

Sin embargo, en 1996 Copservir, Cooperativa de trabajadores, compró legalmente los establecimientos comerciales de Distribuidora de Drogas la Rebaja S.A. que durante 7 años fue investigada por la Fiscalía general de la Nación y mediante la sentencia del 21 de febrero de 1997, concluyó que tales establecimientos no fueron adquiridos con dinero producto del tráfico de estupefacientes.