Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

martes, 4 de marzo de 2014

La época electoral que se está viviendo por estos días tiene tintes políticos, sin embargo, hay empresas que saben aprovechar estos momentos y ‘sacarle el jugo a la coyuntura’. El Grupo Thomas Greg, Carvajal y Prosegur son las compañías más ganadoras con las elecciones que se avecinan.

Desde hace cuatro años, Disproel, unión temporal creada por los tres grupos económicos mencionados al inicio, hace los tarjetones de prueba que se utilizan en la jornada de elecciones, kits electorales y transporta el conjunto de formularios y tarjetones a los 10.719 puestos de votación de todo el país.

La empresa también recoge los formularios y tarjetones después de las lecciones. Este proceso de logística le representó un contrato por $232.000 millones a la firma (95% del presupuesto de la Registraduría para las elecciones de Cámara de Representantes, Senado y Parlamento Andino).

Lo anterior se justifica en el contrato celebrado entre el privado y el ente publico así: suministrar cubillos, $10.444 millones; realizarle la biometría a los colombianos en los puntos de votación, $50.000 millones; transportar kits electorales y demás, $77.513 millones; poner las urnas de votación, $2.158 millones; adecuar mesas, carpas y otros elementos, $2.232 millones; tarjetones y certificados, $62.298 millones; sortear dichos tarjetones, $40 millones; sobres y formularios, $24.503 millones; repartir lapiceros y artículos alusivos a la jornada, $1.408 millones; artes gráficas y películas, $450 millones.

Según Carlos Ariel Sánchez, registrador nacional, el presupuesto total de las elecciones para 2014 es de $600.000 millones (inicialmente la cifra era de $100.000 millones más, pero bajó, después de unos ajustes en las coberturas de nuevas tecnologías y biometría).

La cifra contempla la jornada electoral del nueve de marzo, para elegir Congreso de la República y Parlamento Andino, y las presidenciales, el 25 de mayo. En 2010, la unión temporal ganó una licitación por más de $136.000 millones, dejando por fuera a sus competidoras Tecnoart Ltda e Idéntico S.A.

Para ese año, la conformación de la empresa era de los mismos jugadores de hoy en día: Thomas Greg tenía 64% de participación, Carvajal, 32% y Prosegur, 4%.

Frente a la consecución del contrato para realizar la logística de las presidenciales en mayo y junio de 2010, las criticas no se hicieron esperar y Gustavo Petro, actual alcalde de Bogotá (en ese momento era excandidato presidencial del partido Polo Democrático) denunció en varios medios nacionales que las empresas detrás de Disproel, tenían nexos laborales directos con el entonces candidato de La U, Juan Manuel Santos.

Petro se refería puntualmente a Thomas Greg y Sons de Colombia, Thomas Greg y Sons Limited, Thomas Greg Express y Thomas Greg Transportadora de Valores (Grupo acreedor de la licitación en ese año, que hoy también se encuentra vinculado a Disproel).

Con las acusaciones encima por parte del exmilitante del Polo Democrático, la organización Thomas Greg & Sons de Colombia, envío un comunicado oficial a Cararol Radio, donde explicaba que el ahora presidente Juan Manuel Santos, no tenía relaciones vigentes de trabajo con la entidad y mucho menos era miembro de la junta directiva de la Unión Temporal Disproel.

En el documento se explicaba que este tipo de organizaciones no cuentan con junta y por tanto ninguna persona natural o jurídica podría ser miembro de un órgano que no existe.

Al consultar a Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral. MOE, sobre el seguimiento que la organización le hace a este tipo de licitaciones, la experta aseguró que la organización no le está haciendo seguimiento a los contratos porque le han dado prioridad a los delitos electorales. “Hacemos lo que en otros países no hacen y es ahondar en estos casos de corrupción”.

Barrios, reconoce que es un tema en el que la MOE tiene que trabajar y dice que esperan poder empezar a hacerlo en los próximos procesos electorales.

La Procuraduría General de la Nación también fue consultada para saber si el ente le hace algún seguimiento a las licitaciones que entrega la Registraduría a la empresa privada, pero hasta el cierre de la edición no hubo respuesta por parte de la entidad.

La opinión

Alejandra Barrios
Directora de la Misión de Observación electoral

“En la Misión de Observación Electoral nos hemos concentrado en hacerle seguimiento a los delitos electorales. Es algo que solo hacemos en el país. En cuanto a los contratos es un tema en el que tendremos que trabajar en jornadas a futuro”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.