Colprensa

David Jáuregui Sarmiento - djauregui@larepublica.com.co Viernes, 13 de octubre de 2017

La empresa expuso argumentos a su favor

Ante el Informe Motivado presentado por el superintendente Delegado para la Protección de la Competencia de la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC), en la que recomienda establecer sanciones a las firmas Cemex, Holcim y Cementos Argos, las respuestas de las compañías no se han hecho esperar.

Según el informe, las tres empresas habrían fijado precios provocando el alza hasta en 30% del valor del concreto y, además, habrían establecido en zonas exclusivas para la comercialización del material, por lo que podrían ser multadas hasta por $70.000 millones por cada conducta. Es decir, hasta por $140.000 millones si el superintendente Pablo Felipe Robledo así lo decide.

“Ya empezó a correr el término de 20 para que los delegados de las empresas respondan por los resultados de las investigaciones,  y después me reuniré con el Consejo Asesor de Competencia. Con ellos discutiremos, los oiré, pero con un antecedente muy importante: nunca las recomendaciones del superintedente se ha a apartado de las recomendaciones del Consejo, ahora me corresponde a mi tomar la decisión que corresponda”, afirmó Robledo a la W Radio.

Sobre las acusaciones, Cementos Argos expresó en su reacción que de forma oportuna presentarán sus alegatos, refiriéndose a los aspectos
contemplados en el Informe Motivado, mostrando así su correcto proceder. “En Argos tenemos la tranquilidad del buen actuar, con la firme convicción de desarrollar nuestros procesos empresariales en forma responsable y transparente”, afirmó el comunicado.

Además, en su respuesta sobre los dos comportamientos señalados por el delegado, la firma dijo que “el Informe Motivado sustenta su recomendación en un supuesto paralelismo de precios entre 2010 y 2012, deduciendo que fue un hecho consciente. Argumentar paralelismo de precios sobre un análisis estadístico de unas series de precios de 36 meses, en un período de alto crecimiento de la demanda en una economía en expansión, no es apropiado”. También, que “la realidad es que los precios en la industria del
cemento en series de tiempo más largas han crecido muy por debajo de la inflación y del incremento del salario mínimo” y, como ejemplo, expuso que hace 15 años un colombiano podía comprar 18 sacos de cemento con un salario mínimo, mientras que hoy puede comprar 35.

Además, respecto al supuesto arreglo por zonas, la compañía concluyó: “La supuesta repartición de mercado, que tampoco se ha dado, se sustenta en
participaciones estables de los competidores en el periodo analizado. Argos tiene presencia en todo el territorio nacional, sin restricción o límite alguno, sirviendo de forma orgullosa a millones de colombianos. Nuestras participaciones en el mercado entre 2010 y 2012 experimentaron variaciones de más de 200 puntos básicos a nivel nacional y más pronunciadamente a nivel regional. Si se revisa una serie de tiempo más amplia, en los últimos 10 años las participaciones han variado de forma más significativa. En Argos pasamos de aproximadamente un 50% de participación de mercado en 2007 al 43% en lo corrido de 2017”.

Por último, Cementos Argos se refirió al supuesto intercambio de información entre las empresas implicadas por la investigación, a lo que respondió que Política de Competencia y Código de Conducta les impide intercambiar información sensible con competidores. “En Argos no acometemos conductas restrictivas de la competencia o tendientes a obstaculizar el desarrollo de investigaciones, por lo que seguiremos brindando a la Superintendencia de Industria y Comercio la información que sea necesaria”, subrayó el comunicado.