Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Kevin Steven Bohórquez Guevara

viernes, 10 de febrero de 2017

Aunque parecía que el signo solicitado no interrumpía a Centelsa, María Victoria Henao, apoderada de su defensa, encontró similitudes entre la solicitud y el registro marcario ya establecido Enerwind.

Y es justamente por eso que en primera instancia Centelsa interpuso un recurso de apelación para que se le negara la solicitud a Zilux.

“Los consumidores de los productos ofrecidos con la marca Enerwind por mi representada y los consumidores de los productos ofrecidos por la sociedad Zilux Internacional S.A., con la marca enervin, son los mismos, es el sector eléctrico y de iluminación”, argumentó la defensa para buscar la revocatoria de la decisión.

Sin embargo, mediante la resolución número 61423,  la superintendencia Delegada para la Propiedad Intelectual consideró dar luz al proceso y solucionar el lío marcario entre Centelsa y Zilux.

De allí, José Luis Londoño Fernández, superintendente Delegado para la Propiedad Intelectual, estableció que para mayor efectividad en el proceso se tendrían que analizar: los canales de distribución de las marcas, el vínculo entre los productos, y los elementos gráficos, signos y símbolos que acompañan a la marca enervin solicitada por Zilux.

Carlos Amaya, socio de Propiedad Intelectual Amaya, está de acuerdo con la decisión de la Superindustria y afirmó que “en el presente caso, ambos signos son fonéticamente confundibles, pues vemos que el signo solicitado enervin reproduce casi la totalidad de la marca Enerwind, y cambia principalmente la letra “w” por la “v”, lo cual hace que las diferencias sean imperceptibles al oído del consumidor”.

En contraste a esta posición, Pablo Andrés Delgado, experto en propiedad intelectual de la Universidad Externado, manifestó que “la decisión no viola y sí reafirma el Principio de Especialidad Marcaria, según el cual, el signo registrado  identifica y protege exclusivamente los productos o servicios para los que fue asignado, toda vez que, los productos que busca proteger enervin son de diferente naturaleza frente a los que se protegen con el signo  Enerwind. Por otra parte, el prefijo “Ener” evoca el concepto de energía, lo cual se enmarca dentro de las expresiones débiles y no monopolizables”. 

No obstante, luego de analizar el caso, la SIC encontró que los productos a identificar por enervin y los identificados por la marca registrada no se relacionaban debido a que el primero coincidía  con bombillas y el segundo con materiales de construcción.

Por esta razón, se encontraron infundadas las razones de Centelsa, y se le concedió a Zilux Internacional el registro. 

La opinión

Carlos Amaya
Socio de Propiedad Intelectual Amay
a
“En el presente caso, ambos signos son fonéticamente confundibles, pues vemos que el signo solicitado enervin reproduce casi la totalidad de la marca Enerwind, y cambia la letra ‘w’ por la ‘v’”.  

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.