Giselle Herrera Lunes, 14 de mayo de 2012

Desde hace unos años, hemos sido testigos de los crecientes esfuerzos de los países en desarrollo por acceder a los mercados de capitales internacionales, buscando mayor liquidez y mejores costos de financiación.

Igualmente, se ha producido un incremento correlativo del interés de los inversionistas institucionales internacionales en dichos mercados emergentes. Esto ocurre especialmente en el marco de los títulos de deuda, tanto soberana (emitida por entidades públicas/estatales) como corporativa (emitida por el sector privado). Los países en desarrollo se posicionan lentamente como un blanco atractivo para los inversionistas. Uno de los instrumentos más novedosos y con mayor potencial para impulsar el acceso de estos países a los mercados de capitales internacionales son los Certificados de Depósito Global ("Global Depositary Notes", o "GDN" por sus siglas en inglés). A continuación una breve exposición de las principales características y ventajas de estos títulos.

¿Qué son los GDN?
Los GDN son instrumentos negociables internacionales emitidos por una entidad financiera del exterior (el "Depositario") como títulos valores representativos de bonos denominados en moneda local (los "Bonos Locales"). Los Bonos Locales, una vez emitidos y adquiridos por un corredor de bolsa local, se depositan con un custodio en Colombia. Los Bonos Locales son los valores subyacentes respecto de los cuales se realiza la emisión por parte del Depositario de los GDN. En esta medida, los GDN reproducen los términos y condiciones de los Bonos Locales (tasa de interés, fecha de pago de intereses y amortización, calificación de riesgo, etc.), y permiten a los inversionistas tener exposición al crédito local sin tener que adquirir directamente los Bonos Locales.

 
¿Cómo funcionan los GDN?
El pago de capital e intereses sobre los GDN, al igual que su negociación y liquidación, se da en dólares de los Estados Unidos de América. El tenedor de un GDN recibe el pago total del cupón, dado que el emisor de los Bonos Locales hace un "gross up" de las sumas retenidas a título de impuestos, que en el caso de los GDN corporativos es del 33%. Los tenedores de los GDN pueden intercambiarlos en cualquier momento por Bonos Locales y viceversa.

¿Cómo se regula la emisión de GDN en Colombia?
El Decreto 2080 de 2000, modificado por el Decreto 4800 de 2010, regula el régimen general de inversiones internacionales de capital, dentro de las cuales se incluyen las inversiones de portafolio, que comprenden, entre otras, aquellas realizadas en valores inscritos en el Registro Nacional de Valores y Emisores, RNVE. La adquisición de los GDN por parte de inversionistas extranjeros se regula como una inversión de portafolio, ya que los Bonos Locales subyacentes están inscritos en el RNVE. Según la Resolución Externa 8 de 2000 del Banco de la República, la adquisición de los GDN por parte de inversionistas colombianos se clasifica como una inversión financiera y en activos del exterior. A su turno, la Circular DCIN 83 del Banco de la República regula la emisión, compra y venta, redención y liquidación de los GDN por parte de inversionistas colombianos y extranjeros, así como los procedimientos y requisitos cambiarios que deben cumplirse en relación con estas operaciones.

¿Cuáles son las ventajas de los GDN para inversionistas y para emisores?
Los GDN otorgan múltiples ventajas a sus tenedores, pues éstos reciben el pago total del cupón en dólares, pueden liquidar dichos certificados a través de cámaras de compensación internacional, tienen mayor liquidez, disfrutan de las condiciones propias de los Bonos Locales sin tener que adquirirlos directamente y pueden transar sus certificados con facilidad en los mercados internacionales. Los emisores de los Bonos Locales, mientras tanto, pueden ampliar su base de inversionistas y acceder a una mayor liquidez con tasas de interés más bajas que las locales.