Andrea del Pilar Mancera - amancera@larepublica.com.co Jueves, 14 de junio de 2012

Las que probablemente sean las marcas más reconocidas en materia de alimentos en el ámbito internacional, trasladaron su disputa de los refrigeradores a los estrados.

El pleito entre Pepsico INC y The Coca-Cola Company se encuentra ante el Consejo de Estado, debido a que la Superintendencia de Industria y Comercio le otorgó a la primera, el registro figurativo de un signo ondeante, para distinguir productos de la clase 30 que corresponde a confitería.

Coca-Cola desde la fecha de la solicitud se ha opuesto argumentando que esta forma reproduce la figura utilizada para sus productos contenidos en la clase 32, correspondientes a gaseosas y otras bebidas.

Para Coca-Cola, el signo mixto solicitado por Pepsico INC., no cumple con el requisito de distintividad dispuesto en el artículo 134 de la Decisión 486, toda vez que sus elementos característicos dan lugar a confusión con otras marcas previamente registradas por ella. 'El signo solicitado por Pepsico transcribe parcialmente marcas previamente registradas por Coca-Cola, particularmente la cinta dinámica, la cual es uno de sus elementos gráficos más distintivos, resultando así incursa en la causal de irregistrabilidad prevista en el artículo 136 literal h) de la Decisión'. Afirmó también que el signo solicitado constituye una reproducción e imitación parcial de las marcas de The Coca-Cola Company, lo que genera en el comercio un riesgo de asociación entre las marcas e implica un aprovechamiento injusto del prestigio de Coca-Cola.

Por su parte, Pepsico INC manifestó que el signo figurativo en la clase 30, no viola el artículo 136 literal a) de la Decisión 486, siempre que responde a un concepto original, único y distintivo que no presenta riesgo de confusión para el público consumidor, frente a las marcas previamente registradas por The Coca-Cola Company. Resaltó que no es cierto que el signo figurativo de su propiedad, contenga o reproduzca la 'cinta ondeante o dinámica' de la marca de Coca Cola, y mucho menos que pretenda apropiarse del 'elemento gráfico distintivo' de la sociedad.

La Superintendencia de Industria y Comercio-SIC, contestó la demanda aduciendo que 'se concedió el registro del signo denominativo para distinguir productos comprendidos en la clase 30, solicitada por la sociedad Pepsico INC., a través de las Resoluciones 25292, de 30 de septiembre de 2005 y 33592, de 16 de diciembre de 2005, y declaró infundada la oposición presentada por la demandante por ajustarse a los requisitos legales establecidos en la normatividad marcaria vigente'. Estableció que 'efectuado el análisis sucesivo y comparativo de los signos en controversia, pudo concluir que los elementos gráficos figurativos que conforman los mismos, no presentaban semejanzas entre sí, y por ello su coexistencia no generaba riesgo de confusión en el aspecto visual y conceptual entre el consumidor.'

El Tribunal de Justicia de la Comunidad Andina dijo que dentro de este tipo se encuentra la marca puramente gráfica, la que evoca en la mente del consumidor solo la imagen del signo utilizado en calidad de marca: un conjunto de líneas, dibujos y en su caso colores; y, la marca figurativa, que evoca en el consumidor un concepto concreto.