22 de julio de 2024
Suscribirse


22 de julio de 2024
Suscribirse
Actualidad

“Colombia es uno de los mayores lavadores en las campañas”

09 de febrero de 2014

Colprensa


Colprensa
Canal de noticias de Asuntos Legales

Como es tradicional para esta época previa a votaciones, en la Misión de Observación Electoral (MOE) las alarmas están prendidas por los riesgos y amenazas que pesan sobre los comicios en los que se elegirán a integrantes del Congreso y al próximo presidente de la República.

El ‘cuartel’ de trabajo de la MOE, ubicado en el corazón del tradicional barrio Chapinero, en Bogotá, y especial la oficina de su directora, Alejandra Barrios, son muestra de eso. Un gran mapa de Colombia con múltiples señales de colores, en especial puntos rojos, detalla los municipios a los que se les hace seguimiento, porque están expuestos a alguna irregularidad o a un eventual acto violento.

La semana que termina, la MOE presentó, precisamente, los mapas en los que se les advierte a las autoridades nacionales, electorales y a los propios partidos, en donde hay peligro para las justas democráticas del 9 de marzo (Congreso).

Con las cifras ya en frío y con un análisis más reposado, Alejandra Barrios, habló con sobre esos comicios que vienen, la eventual conformación del Congreso y las fuerzas que podrán incidir en la campaña.

- ¿Cuáles fueron los riesgos que la MOE identificó para las elecciones que vienen?

Entregamos el mapa de riesgo 2014 con énfasis por Congreso de la República, elección que es diferente de la presidencial, que es más tranquila. Vimos los riesgos por factores de violencia y por factores de fraude electoral y hemos identificados seis zonas en las que, si bien han venido disminuyendo riesgos por violencia, han venido en aumento los indicativos de fraude. Esas regiones son el suroriente colombiano: Amazonas, Vaupés, Caquetá, Putumayo y Guaviare; la zona de Nariño en los municipios de Tumaco, Roberto Payán y Magüí Payán. De la misma forma vimos que sube muchísimo el riesgo en Chocó. En Antioquia identificamos la zona del norte y la del bajo Cauca, la cual linda con el Chocó. Otra es en Norte de Santander y Arauca, en la franja que hace frontera con Venezuela. Consideramos que todas estas zonas tienen riesgos electorales y de violencia política.

- ¿En cifras de municipios estamos hablando de cuántos en total?

Identificamos 260 municipios en riesgo; de estos, 50 en riesgo extremo, 156 en riesgo alto y 54 en riego medio. Si los comparamos con las elecciones de Congreso de 2010 vemos que hay un incremento de 60 municipios. Cuando lo vemos por departamento, el de mayor riesgo es Caquetá, seguido de Atlántico, Sucre y Córdoba.

- ¿A qué atribuyen los riesgo en el suroriente del país?

A tres situaciones en particular: la presencia de la guerrilla de las FARC, que hay un corredor de actividades extractivas (petróleo y minería) y que los riesgos se mueven hacía el Pacífico por la presencia del narcotráfico en Nariño y Chocó. Allí hemos identificado que hay una disputa territorial entre bacrim, narcotráfico y bandas locales que quedaron después de la desmovilización del paramilitarismo.

- ¿Qué le preocupa hoy más a la MOE: los riesgos electorales o los de violencia?

Hay algo claro, están jalonando los riesgos los delitos de fraude electoral, eso muestra que son algunas campañas las que están jalando. Mientras el riesgo por violencia ha venido disminuyendo, no lo que desearíamos, un 7% con respecto a las elecciones anteriores, en esta ocasión el fraude al voto es latente. Mientras los armados ilegales están disminuyendo el impacto que tienen en los procesos electorales, las campañas políticas y algunos candidatos son los que tiran hacia arriba el nivel de riesgo.

- ¿Qué delitos electorales en particular podrían suceder en marzo próximo?

En lo que tiene que ver con participación, las tendencias de voto nulo, cuando aumenta la cantidad de estos votos es claro que puede haber algún tipo de fraude en los jurados. De la misma forma, irregularidades en las registradurías. Y se puede ver con el aumento del voto en blanco.

- Volverá a pasar lo mismo de siempre, ¿que pese a las advertencias no pasa nada?

Sí ha venido pasando; se debe reconocer que los partidos están prestando mayor atención a quién le entregan el aval. En la balanza entre votos y transparencia, parece que siguen ganando los votos, pero por lo menos están más interesados por saber quién es el candidato. Antes entregaban los avales sin mayor reflexión.

- ¿Preocupa cómo ha sido la financiación de los candidatos?

Hay un tema al que ha sido imposible hacerle seguimiento, el financiamiento de las campañas. Colombia sigue siendo, en los procesos electorales, uno de los mayores lavadores de recursos ilegales, ya no sólo del narcotráfico, es incontrolable lo que pasa en las campañas políticas.

- ¿El próximo Congreso de la República podrá estar cooptado por el paramilitarismo o por algún otro tipo de grupo ilegal, como en el pasado?

Hemos tenido una transformación en la forma en que se han venido haciendo las campañas. Aquí la parapolítica tuvo un efecto real. Hace unos años, cuando arrancamos a hacer los análisis, la lectura del mapa político era más sencilla, porque si se entendía la dinámica de los grupos ilegales, se entendía la dinámica del poder político. Hoy el tema de la relación de ilegalidad y política es mucho más local, se están cuidando de no cometer los mismos errores, como hacer alianzas con bandas criminales para concentrar votos y obligar a votar por determinado candidato; hoy eso es más difícil que pase. Lo que está sucediendo es más difícil comprender: cuáles son esos tipos de relaciones entre ilegalidad y política, porque pasan más por el clientelismo, la contratación y la financiación ilegal de las campañas.

¿Quiere publicar su edicto en línea?

Solo envíe su Edicto o Aviso de Ley, y recibirá la información para su publicación
Comprar ahora
Contáctenos vía WhatsApp

ÚLTIMA EDICIÓN IMPRESA