Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

jueves, 17 de mayo de 2012

La libertad de expresión y la protección de la vida privada en línea se encuentran cada vez más amenazadas en países reconocidos como democráticos, por una serie de proyectos o de propuestas de ley que los sacrifican en nombre de la protección de la seguridad nacional o la protección del derecho de autor.

En 1994, con Nafta (North American Free Trade Agreement), los Estados Unidos iniciaron una cadena de acuerdos, llamados de 'Libre Comercio', en los que se incluye siempre un capítulo sobre propiedad intelectual.

Este contiene normas que prolongan y aumentan los monopolios en el uso del saber para producción de medicinas y agroquímicos, con el absurdo de que patentes vencidas que pasan a ser patrimonio intelectual de la humanidad, sigan siendo saber prohibido en los países que firmaron esos acuerdos con Estados Unidos, con esperas ulteriores de 5 a 10 años para producir las versiones genéricas que ahorran gastos y mejoran la salud pública y la agricultura.

En 2007 se comenzó a negociar en secreto el Acta (Anti-Counterfeiting Trade Agreement), una iniciativa de Estados Unidos y la Unión Europea, que desborda las reglas multilaterales internacionales y obedece a la lógica monopólica y represiva que la industria del entretenimiento quiere aplicar a internet y la industria farmacéutica al comercio de medicinas.

Significativo es que el 26 de enero de 2012, cuando la Unión Europea lo firmó, renunció el relator de Acta ante el Parlamento Europeo, Kader Arif, diciendo de esta forma que dicha Acta era una 'mascarada contra la sociedad civil, que de esta forma omitía las objeciones del parlamento europeo sobre la libertad individual y denunció maniobras para impedir que se alertase a la opinión pública sobre su contenido'.

En 2011 enviaron Sopa, un proyecto de ley presentado en octubre del 2011 en Estados Unidos, que tenía como objetivo combatir la descarga ilegal de contenidos con derechos de autor subidos a internet.

Sólo hubo un pequeño descanso desde cuando el Congreso de los Estados Unidos decidió archivar las iniciativas legislativas contra la piratería, conocidas mundialmente por sus iniciales Sopa (Stop Online Piracy Act) y Pipa (Protect IP Act), cuando apareció ya su reemplazo, Cispa, que, al decir de los primeros críticos, tendrá una oposición aún mayor que los proyectos precedentes.

El denominado Cispa, (Cyber Intelligence Sharing and Protection Act), no sólo pone énfasis en la 'piratería', sino que refuerza la infracción de la propiedad intelectual como una amenaza a la seguridad dando plenos poderes a gobiernos y 'terceros' al acceso a los datos de los usuarios.

Por su parte en Colombia, la Ley 1520 de 2012, que implementa el Tratado de Libre Comercio con Estados Unidos, ha generado polémica por los artículos 13 y 14 que establecen la protección de los derechos de autor en internet y prohíben la transmisión de señales de televisión por red sin permiso del autor, estableciendo las responsabilidades que deberán asumir los infractores, imponiendo la privación de la libertad como pena, hasta por 8 años.

En conclusión, es clara la intención de las autoridades de Estados Unidos, que afecta nuestro país con la Ley 1520 de 2012, de cambiar lo que hoy conocemos por internet, que fundamentalmente se apoya en la privacidad, para configurar un nuevo modelo que anteponga claramente la ciberseguridad, restringiendo la libertad de los usuarios de la red.

 

Carlos parra dussan

Especialista en DD.HH.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.