Paulo Andrés Durán G. - pduran@larepublica.com.co Viernes, 12 de febrero de 2016

Irán desde el 16 de febrero hasta el 15 de marzo; un día antes del comienzo del segundo período legislativo que según expone el Artículo 138 de la Constitución Política, “va del 16 de marzo hasta el 20 de junio”.

De acuerdo con Gregorio Eljach Pacheco, secretario general del Senado, independientemente de que los congresistas asistan o no a sesiones extraordinarias el sueldo que devengan es de $25.915.000; es decir, casi 38 salarios mínimos legales vigentes, conforme al Decreto 1739 del 28 de agosto de 2015.

Esto indica que los congresistas ganan al año $310,9 millones y si solo se cuenta el periodo de trabajo de sesiones ordinarias, por su asistencia se les pagaría $1,2 millones diarios. 

“Al tener un salario fijo, los congresistas no reciben extras por asistir a sesiones extraordinarias pues es su obligación”, declaró  Eljach.

Según Eljach, el salario de estos servidores públicos solo aumenta por decreto del Presidente de la República, quien tiene en cuenta el promedio del aumento de todos los servidores públicos más un estudio presentado por la Contraloría General de la República.

De igual forma, Manuel Gómez, asesor del presidente del Senado, Luis Fernando Velasco, explicó que los congresistas sesionen un vez al mes o sesionen todos los días hasta las 12 de la noche van a recibir el mismo salario. Contrario a lo que sucede con los concejales, los cuales, al no tener un salario establecido cobran por la sesión ordinaria o extraordinaria a la que asisten.

Así las cosas, para el asesor, “es fundamental recalcar que los concejales son concebidos como una junta directiva dentro de los entes territoriales; por lo que les pagan por sesión asistida; el congresista, por su parte, es una figura completamente diferente porque es legislador, el cual tiene un salario integral, el cual no se modifica por asistir a las sesiones extraordinarias”, puntualizó el asistente.  Un concejal en Bogotá gana hasta $20 millones pues según el artículo 66 de la Ley 136 de 1994 “se les podrá pagar al año hasta 150 sesiones ordinarias y un máximo de 40 sesiones extraordinarias”.

Por otro lado, para Gómez, si bien las sesiones extraordinarias convocan al Congreso para poner a consideración un tema puntual que le interesa al Gobierno, solo asisten las comisiones necesarias para sacar adelante el proyecto. Alfredo Rangel, senador por el Partido Centro Democrático, expresó que las sesiones extraordinarias a las que asistirán los congresistas a partir del próximo 16 de febrero son para tratar una reforma que va a hacer el Gobierno sobre la Ley 418 de orden público y recalcó que “sesiones extraordinarias no significa pagos extraordinarios”.

Pese a que a AL le solicitó declaraciones al ministro del Interior sobre el pago de extras a los congresistas, dijo que no tenía competencia en el tema, solo citaba sesiones extra porque así lo permitía la Constitución y por tanto se abstuvo de hacer alguna afirmación.

Modificación:
Conforme con Gregorio Eljach el sueldo mensual devengado por los congresistas de Cámara de Representantes y Senado de la República es el mismo al de los magistrados de las altas cortes, Procurador General de la Nación, Contralor General de la República y Fiscal General de la Nación.

“Sí el Gobierno mediante decreto modifica el salario de alguno de los servidores antes mencionados deberá cambiar el salario de los demás personajes pues hacen parte del mismo régimen”, concluyó.

La opinión

Alfredo Rangel
Senador del Centro Democrático

“Sesiones extraordinarias no significan pagos extraordinarios. Las sesiones extraordinarias son decretadas por el Gobierno y es nuestro deber asistir para tratar diferentes temas de orden nacional”