Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Esperanza Santamaria - esantamaria@larepubica.com.co Sábado, 7 de julio de 2012

Cuando se habla de plagio en el país y de derechos de autor la asociación más cercana que suele hacerse una persona sobre el tema tiende a estar relacionada con la venta de libros, música y películas piratas.

Sin embargo, hace unos días, un pronunciamiento de la Corte Constitucional para que las universidades del país denunciaran ante la Fiscalía los plagios de sus estudiantes, dejó claro que la comisión de esta infracción es un delito que se vive día a día no solo en el comercio sino en las aulas de clase y el cual, parece no tener dolientes a la fecha, pero si penas para ser impuestas.

Sobre los derechos de autor

De acuerdo con Felipe García, director de la Dirección Nacional de Derecho de Autor, entidad adscrita al Ministerio del Interior, los creadores de cualquier tipo de obra en el país cuentan con unos derechos morales y patrimoniales sobre sus trabajos, los cuales, sin embargo, tienen algunas limitaciones y excepciones.

Según el directivo, hay casos en los cuales las personas pueden hacer uso de las obras sin contar con la autorización del titular.' Esa limitación se conoce como el derecho de cita, la cual se utiliza cuando una persona en un trabajo académico hace uso de la obra y en ella menciona a determinado autor. Eso es un uso legítimo, solo que debe indicarse de quién es y de qué obra proviene', indicó.

El plagio, aclaró, ocurre entonces cuando alguien lleva a acabo un uso excesivo y desproporcional del mismo y además pasa por alto la mención del autor y su procedencia.

En ese sentido, el llamado de la Corte, de acuerdo con el profesor de derecho del Politécnico Grancolombiano, Humberto Suárez, no es descabellado y por el contrario, entendible, toda vez que se considera que los derechos morales del autor tienen una relación intima con el mismo y en tanto son considerados fundamentales.

Las consecuencias jurídicas

De acuerdo con Silvia Helena Montoya Borrás, jefe de la Unidad Nacional de delitos contra la propiedad intelectual de la Fiscalía General de la Nación, el titular de una obra adquiere tres tipos de derechos que son irrenunciables e imprescriptibles.

Los primeros hacen alusión a la paternidad, la integridad , la ineditud y el retracto sobre la obra.Vulnerar cualquiera de estos, sostuvo, puede generar multas de 26,6 a 300 Smlv y cárcel de 2 a 5 años.

En segundo lugar están los patrimoniales, estos tienen que ver con la facultad que tiene el titular de una obra para permitir a terceros su utilización o reproducción, como es el caso de las transmisiones de fútbol. Obviar este derecho trae penas que van desde los 4 a los 8 años de prisión y multas que van hasta los 1.000 Smlv.

En tercer lugar están los derechos conexos, estos, aseguró Montoya, recaen en los artistas, interpretes, organizadores de radiodifusión, así como en los productores de fonogramas.

Para citar un ejemplo, si Carlos Vives interpreta una canción del compositor Rafael Escalona, este tiene la potestad sobre dicha interpretación. Así, cuando alguien quiera usar la canción de Escalona, interpretada por Vives, deberá reconocer en ambos casos los derechos de autor. No hacerlo, puede generar igualmente multas hasta de 1.000 Smlv y una pena de hasta de 8 años de cárcel.

De acuerdo con Montoya, la Fiscalía adelanta en este momento 607 investigaciones por derechos de autor y tiene 898 procesos activos relacionados con propiedad intelectual y telecomunicaciones.

Según el abogado Humberto Suárez, además de estas penas una persona que sienta que sus derechos como autor han sido vulnerados 'puede convertirse en parte civil del proceso penal, es decir, constituirse como víctima del mismo. Esto es demostrar que el hecho le generó unos perjuicios determinados y que por ende, merece una indemnización. Entonces quien realizó el plagio deberá responder por la pena, la multa y además la indemnización', sostuvo.

Otras implicaciones

Además de las implicaciones legales que puede traerle a un estudiante realizar plagio sobre una obra, a la falta deberá sumar las consecuencias académicas del hecho.

De acuerdo con el vicerrector académico de la Universidad Javeriana, padre Vicente Durán, el plagio en la entidad educativa es considerado como una falta gravísima en el reglamento interno que es castigada con la pérdida de la materia, unido a la suspensión del estudiante o su expulsión definitiva de la universidad, dependiendo de cada caso.

Durán, quien dijo que la entidad educativa se acogerá a los llamados de la Corte, aseguró no estar de acuerdo con informar a la Fiscalía sobre los plagios de los estudiantes, pues considera que no es adecuado criminalizar el hecho sino centrar la discusión en la pedagogía, toda vez que 'muchas veces la frontera entre el delito del plagio y la ignorancia respecto a la comisión del mismo es ambigua, Nuestra misión principal es educar a los jóvenes. Me parece un error que el plagio se maneje como un tema policivo', sostuvo.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.