Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Mateo Jaramillo - mjaramillo@larepublica.com.co sábado, 27 de julio de 2013

La famosa marca de comida rápida estadounidense Kentucky Fried Chiken International Holdings (KFC) pidió el registro de la marca Buenísimo ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) en la clase 29 Internacional del Acuerdo de Niza.

Sin embargo, la empresa Alimentos Bonfiglio Ltda. de Cali ya tenía Buonissimo como su marca registrada, en la clase 30 del acuerdo internacional, y presentó una oposición ante la SIC.

En el documento, el apoderado de la compañía valluna, Fernando Higuera, abogado de Marcandinas, argumentó que no sólo hay riesgo de confusión sino descrédito del signo que ampara café y productos alimenticios.

“La destinación de la marca solicitada es susceptible de causar desprestigio y grave perjuicio al titular del registro por la confusión, engaño y error público”, expresó en el documento.

El abogado representante de KFC, Ricardo Metke de la firma Baker&McKenzie, arguyó en el escrito que, además de estar en otro idioma y por eso causar una concepción diferente en el consumidor, “es indudable que el origen empresarial del producto, la calidad y el reconocimiento por parte del consumidor también derivará de la presencia del elemento gráfico, especialmente del la imagen del ‘coronel’”.

La empresa estadounidense fue fundada por el Coronel Sanders y su rostro es la imagen más representativa de la compañía. A pesar de los argumentos de ambas partes, la Dirección de Signos Distintivos decidió declarar infundada la oposición presentada por la compañía Alimentos Bonfiglio; y, así mismo, negar el registro de la marca Buenísimo. Por esta razón, los representantes de la multinacional KFC decidieron apelar ante el Superintendente para la Propiedad Industrial.

En esta instancia, se revocó la decisión de primera instancia de la SIC y se concedió el registro de la marca Buenísimo.

“No hay ningún riesgo de confusión entre las marcas”, aseguró Álvaro Correa, abogado de la firma Baker&McKenzie. El apoderado de la compañía demandante dice que esas son actuaciones que contradicen la jurisprudencia del ente regulador.

“La SIC decidió revocar la decisión en detrimento de un derecho de mi representado porque no sólo es la confusión de la marca, son los mismos canales de distribución”, dijo Higuera.

Por su parte, Correa afirma que la palabra buenísimo, en español o italiano, es un superlativo y tiene un carácter de identificación bajo.

“Es solo un concepto que indica que la comida está muy buena. Acá lo importante es la cara del coronel que le da la suficiente identidad a la marca y a la compañía”, dijo el abogado. Ahora queda la opción de una demanda de nulidad del registro ante el Consejo de Estado, pero este es un proceso de mayor tiempo y complejidad.

“Estamos peleando contra un gigante, es una compañía estadounidense inmensa y una firma de abogados muy importante en Colombia”, dice Higuera. Según el representante de la firma caleña, antes de finalizar este año comenzará el proceso de demanda. De ser así, el apoderado de la firma estadounidense asegura que el Consejo de Estado podría fallar como lo ha venido haciendo en otros casos y esto implica seguir una jurisprudencia en la cual no prosperará la demanda.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.