Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Vanessa Pérez Díaz - vperez@larepublica.com.co miércoles, 28 de julio de 2021

Los demandantes alegaron que las entidades incurrieron en una falla en el servicio “por una inadecuada construcción del terraplén"

El Consejo de Estado anunció una decisión mediante la cual evita que la Nación haga una reparación por el rompimiento del canal del Dique. Este fallo responde a una demanda (presentada por la sociedad Rosalba Rueda de Jordán y otros ciudadanos) en la que se exigía que el Gobierno reparara los daños producidos por inundaciones en varios predios privados del sur de Bolívar y el Norte del Atlántico, que se dieron por el rompimiento del canal del Dique, tras las lluvias torrenciales que se registraron por el Fenómeno de la Niña en 2010.

“Los demandantes atribuyeron al rompimiento del canal la pérdida de 46 vacas y 20 toros cebú; 50 carneros; 10 cerdos; 20 hectáreas de potreros; 80 árboles de mango, limón, cítricos, cocoteros, ciruelas, plátanos y pan coger y averías en campamentos y corrales de vareta y establos. Además, señalaron que se había afectado la producción lechera y la venta de terneros de tres años; así como la ganancia esperada por cultivos de maíz, pastos y potreros y de 80 árboles de mango, limón, cítricos, cocoteros, ciruelas, plátanos”, argumentaron.

Lo que alegan los demandantes es que las entidades incurrieron en una falla en el servicio “por una inadecuada construcción del terraplén del canal del Dique, por su falta de mantenimiento y por una respuesta tardía a su ruptura. Por esa razón, solicitaron el pago de más de $3.400 millones como indemnización a los supuestos perjuicios”.

El Consejo de Estado sostuvo que, “si bien se encuentra probado el daño sufrido por la sociedad Rosalba Rueda de Jordán y CIA S. en C., debido a la inundación de los predios “Los Chivos” y “El Rinconcito”, no obraba prueba de que la inacción o actuaciones de las entidades demandadas lo hayan generado. A su juicio, la causa eficiente de la producción del daño fue “un evento de la naturaleza imprevisible, irresistible y ajeno a las partes”.

Además de decir que “La Niña” generó el mayor aumento de las precipitaciones en los últimos 40 años, “se probó que las entidades accionadas tomaron las medidas que estaban a su alcance para tratar de evitar el siniestro conformación de adecuaciones y la construcción de terraplenes y muros de contención antes y después de lo ocurrido”.

Precisaron que el Ideam "consideró que hubo un incremento de la pluviosidad superior a 200%. En el caso de Manatí, las precipitaciones aumentaron en 303,1% y frente al Canal del Dique superaron para diciembre de 2010 los máximos históricos desde 1972, lo que ocasionó su desborde”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.