Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co jueves, 11 de marzo de 2021

A través de un pacto de transparencia entre la Contraloría y el Mindeporte se buscará mejorar la construcción de estos espacios

La Contraloría General de la nación ha emprendido una búsqueda a lo largo del país para identificar a los elefantes blancos relacionados con escenarios deportivos inconclusos, acabados y sin mantenimiento. El contralor, Felipe Córdoba, afirmó que la situación es lamentable y el organismo trabajará para vigilar la ejecución de mantenimiento de las obras. Un ejemplo perfecto de la situación denunciada por el ente de control es el estadio Guillermo Plazas Alcid, ubicado en la ciudad de Neiva.

Para brindar acompañamiento a estas construcciones, el Ministerio del Deporte firmó un pacto de transparencia con la Contraloría para ratificar su compromiso con la construcción de infraestructura deportiva y recreativa. Córdoba recordó que ya hay espacios como los escenarios de los Juegos Deportivos Nacionales en Ibagué que necesitan ser rescatados.

El Patinódromo del Aipe, ubicado en Huila, tiene sobre recursos por casi $900 millones y los contratistas prometieron que su construcción se finalizaría este año. Asimismo, el ente de control anunció que avanza en el rescate del Estadio Guillermo Plazas Alcid, el cual puede ser culminado gracias a los esfuerzos económicos mancomunados del Mindeporte, la Alcaldía de Neiva y la Gobernación del Huila, que prometieron aportar 25.000 millones para su culminación.

El pacto de transparencia, además, estableció una serie de compromisos que buscan disminuir las irregularidades relacionadas con contratación, asignación de recursos y la administración del Estado en las obras públicas relacionadas con infraestructura deportiva.

En cuanto a los hallazgos fiscales por problemas en escenarios deportivos, la Contraloría afirmó que hará uso de nuevas herramientas de control preventivo y proactivo para rescatar las obras fundamentales de escenarios deportivos que no han sido terminados o que requieren mantenimiento antes de su colapso.

En este sentido, el ente de control dijo que existen cifras que ejemplifican el problema denunciado. "En actuación especial de fiscalización efectuada en el año 2019, a la infraestructura deportiva ejecutada en las vigencias 2011 a 2018, se establecieron 55 hallazgos fiscales por $11.400 millones", afirmó la Contraloría.

Como problemas más comunes que encontró la Contraloría sobre los elefantes blancos están las debilidades en las etapas de planeación, ejecución y seguimiento para adicionar recursos a contratos de forma irregular; falta de recibo y pago de obras con inconsistencias en procesos constructivos y no devolución de los rendimientos financieros; falta de maduración de los proyectos que están representados en atrasos, suspensiones y inejecuciones de obras contratadas. Adicionalmente, fueron reportadas deficiencias en la publicación de los actos contractuales en el portal Secop.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.