Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Germán Corcho Tróchez - gcorcho@larepublica.com.co sábado, 30 de noviembre de 2013

Las oportunidades de inversión son el mayor atractivo que tiene el mercado nacional.

Por eso no es casualidad que las fusiones y adquisiciones corporativas sean el sector que concentra la mayor competencia de las firmas de abogados, de acuerdo con la última publicación de Chambers and Partners.

Un informe de la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (Cepal) indica que 2012 fue un año histórico para la Inversión Extranjera Directa (IED) en Colombia: entraron US$15.823 millones, superando los US$13.438 millones de 2011 y US$10.596 millones de 2010.

El mismo estudio de la Cepal ubica al país como el quinto receptor de recursos privados de afuera con mayor crecimiento: 18% del total. El primero sigue siendo Brasil con 38% y segundo Chile (32%)

¿Pero qué hace tan especial a la economía nacional para el resto del mundo y que, por ello, se potencialice la demanda de servicios legales?

Andrés Jaramillo Mejía, editor Chambers Latin America, explica que los cambios sociales que ha tenido el país han tenido un impacto positivo desde el punto de vista empresarial y de negocios. La mejoría de la imagen internacional coincidió además con las crisis productivas en Estados Unidos y Europa.

“Colombia se vuelve un destino atractivo de inversión e impacta el mercado legal. Cada vez hay más empresas interesadas en el país y cada vez más se necesitan servicios para atender esa demanda extranjera”, asegura el coordinador regional de la guía legal británica.

El laboral coge fuerza
La metodología de Chambers and Partners 2014 fue clasificar a los despachos en 14 sectores y por cuatro bandas, siendo la calificación uno para los de mayor reconocimiento y con una activa participación en las operaciones de más ceros.

En ese listado, el área con más bufetes en sus bandas resultó ser fusiones y adquisiciones corporativas con 15, seguido de propiedad intelectual, laboral y empleo, banca y finanzas – mercados capitales, impuestos, energía y recursos naturales, competenecia/antimonopolio, minería (subcategoría de recursos), resolución de litigios, telecomunicaciones, proyectos, bienes raíces, seguros, y banca y finanzas. (Ver infografía)

Andrés Godoy Córdoba, socio gerente de Godoy Córdoba Abogados, destaca también la fuerza que han tomado los asuntos laborales, tercero en volumen competitivo de Chambers.

Se trata de un área que en Colombia ha estado históricamente dominada por las firmas boutiques, es decir, especializadas en un máximo de dos materias. En el nicho, la tercerización está mandando la parada en cuanto a contratistas independientes, empresas de servicios temporales. Los clientes se concentran en las industrias de hidrocarburos y del consumo.

“Y sin duda hay uno que ha tenido resurgimiento: el sindicalismo. Tradicionalmente ha tenido porcentajes bajos ante el mundo, pero por los Tratados de Libre Comercio (TLC) que ha firmado el Gobierno, ha habido un resurgimiento por la tendencia a querer protegerlos, que es uno de los compromisos de esos acuerdos”, cuenta Godoy.

Extranjeras, otro medidor
El último despacho multinacional que aterrizo en la competencia local fue Littler Mendelson, uno de los más importantes de Estados Unidos. Una movida informada en octubre por LR. La norteamericana tendrá justamente como asociada a Godoy Córdoba Abogados.

Este es otro indicador de la fuerza que hoy tienen los distintos sectores de las asesorías: el arribo de competencia extranjera. La presencia directa de la española Garrigues y Norton Rose lo demuestran.

Enrique Gómez Pinzón, socio Holland & Knight en Colombia que llegó en mayo de este año, coincide en que el buen momento de la economía colombiana, que mantiene un crecimiento por encima de la media regional y mundial, es ideal.

Gracias a ello, asegura, se ha convertido en una razón de peso para que cada vez más empresas extranjeras lo tengan entre sus destinos preferidos de inversión, y la industria nacional se le mida a planes de expansión.

“Desde hace más de 30 años venimos trabajando para clientes colombianos en Estados Unidos y para clientes norteamericanos haciendo negocios en Colombia. El incremento de la demanda de nuestros servicios a nivel local, así como los factores macroeconómicos antes mencionados fueron determinantes para que la firma abriera en Colombia su primera oficina de América del Sur”, indicó Gómez Pinzón.

El arribo de bufetes foráneos y la inyección industrial han generado un crecimiento de las firmas y la sofisticación de su labor. Algo nunca visto, pero que generará más expectativas. “Eso es un reto enorme para los socios y las firmas locales”, concluye Mejía, de Chambers.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.