Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co jueves, 14 de agosto de 2014

Después de que Juan Manuel Santos, presidente de la República, le hiciera un ‘guiño’ al proyecto de ley presentado por Juan Manuel Galán el pasado 20 de julio con el que se legalizaría la marihuana para usos medicinales en Colombia, una encuesta realizada por Cifras y Conceptos mostró que de 506 líderes de opinión encuestados, 40% estaría de acuerdo con legalizar la droga en el país.

Cifra que le da un buen ‘augurio’ al plan del presidente de la Comisión Primera del Senado. El estudio liderado por la firma dirigida por César Caballero, también mostró que 84% de los colombianos consideran las drogas como un problema de salud pública y 14% como una dificultad de carácter social y educativo.

Lo anterior se presentó durante el desarrollo del foro: “Política de Drogas, tras 25 años de la muerte de Luis Carlos Galán ¿Qué tanto hemos avanzado?”.

Para contestar a la pregunta planteada, asistieron expertos como: Carl Hart, neurocientífico de la Universidad de Columbia, Ethan Nadelman, director ejecutivo de Drug Policy Aliance y Daniel Mejía, director del Centro de Estudios sobre Seguridad y Drogas de la Universidad de los Andes.

El académico local, presentó la evolución del narcotráfico y las políticas de drogas en Colombia y puso en evidencia que aunque en los últimos cinco años se ha reducido de manera considerable la cifra que mueve el narcotráfico anualmente (30%), todavía sigue siendo un negocio rentable de $9 billones anuales, cifra que representa 1,2% del Producto Interno Bruto (PIB).

La cifra, Mejía la califica como alta, pero se ha ido ‘desnutriendo’ si se compara con lo que movía en 2008, cuando el monto se mantenía en $13,5 billones por año es decir que ocupaba 2,3% del PIB.

Lo que se ajusta a lo expresado por Santos, cuando aseguró durante su intervención que “el negocio de las drogas sigue vigente y el narcotráfico continúa siendo el primer financiador de la violencia nacional”.

La opinión del Presidente coincide con el estudio realizado por la Universidad de los Andes, en el cual se muestra que en los últimos 20 años, se presentaron 76.000 asesinatos violentos a causa del narcotráfico. En la actualidad el mundo de las drogas, pone 25% de las muertes locales.

En territorio nacional hay 300.000 personas con necesidad de tratamiento por consumo y el Estado solo tiene capacidad para atender a uno de cada 1.000 pacientes que presentan consumos problemáticos.

“En Colombia hemos confundido el consumo con el fenómeno criminal, cosa que es un error, porque por lo general estas personas reciben condenas y terminan en cárceles, sin necesidad de estarlo, lo que también se traduce en congestión y hacinamiento”, dijo Santos.

El primer Mandatario señaló que el narcotráfico colombiano no solo afecta al país, sino también a la Región por cuanto los criminales se desplazan constantemente hacía países vecinos huyendo o para ‘concretar’ su actividad delincuencial. También porque Colombia es el mayor productor de cocaína en el mundo. “Llevamos cerca de 40 años, siendo el máximo productor de cocaína global”, sostuvo.

De acuerdo con Mejía, en la ultima década entre 65% y 70% de la cocaína consumida en el mundo fue producida en Colombia. De 100% de la producción, 60% se va hacía el mercado norteamericano y 40% a Europa.

“Un kilo de pasta de cocaína puede costar en los lugares mencionados entre US$800 y US$1.000”, explica Mejía.

El precio y la rentabilidad del negocio, sin duda, se queda entre los ‘capos’, porque el campesino promedio que sostiene cultivos ilícitos, recibe menos del Salario Mínimo Mensual Legal Vigente (Smmlv) y según los estudios, le entrarían $400.000 cada 30 días.

Para Caballero el tercer punto de agenda tocado en La Habana entre las Farc y el Gobierno, lo que más le preocupa a la ciudadanía es la sustitución de cultivos ilícitos con consentimiento de las comunidades campesinas (29%).

Desde que arrancó el Plan Colombia en 2000 se han asperjado más de 1,6 millones de hectáreas con cultivos de coca y se han erradicado manualmente mas de 413.000.

El costo directo de fumigar una hectárea con glifosato es de U$2.400, con una efectividad de 4,2%.

Para erradicar una hectárea de cultivo de coca, hay que fumigar 32 de estas. En dos décadas, se han fumigado en territorio nacional, dos millones de hectáreas del cultivo ilícito y se han destruido más de 28.344 laboratorios para producir cocaína. Esta problemática, como lo expresó Santos, es global y así deberán ser las decisiones que se tomen para ponerle punto final a tantos años de droga y violencia.

“Colombia necesita de unas medidas inteligentes, bien diseñadas y trabajadas con la población y advierto que no actuaremos unilateralmente porque las drogas son mundiales y eso se debe de tener en cuenta para encontrar soluciones efectivas”, dijo el Presidente.

Las opiniones

Juan Manuel Santos
Presidente de la República

“Lo que necesitamos es que la lucha contra las drogas sea la suma de unas medidas inteligentes, bien diseñadas en participación con la gente. Necesitamos producir, juntos, mejores resultados de los alcanzados. Ya no se trata de mano blanda o dura, sino de decisiones sabias”.

Daniel Mejía
director del Centro de estudios sobre seguridad y drogas de los andes

“Aunque en los últimos cinco años se ha reducido de manera considerable la cifra que mueve el narcotráfico anualmente en el país (30%), todavía sigue siendo un negocio rentable de $9 billones cada 12 meses, cifra que representa 1,2% del Producto Interno Bruto (PIB) nacional”.

César Caballero
Gerente de Cifras y conceptos

“Del tercer punto de drogas tocado en La Habana entre las Farc y el Gobierno, lo que más le preocupa a la ciudadanía es la sustitución de cultivos ilícitos con consentimiento de las comunidades campesinas. Así lo confirmaron 29% de los encuestados”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.