Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Carlos Rodriguez Salcedo - crodriguez@larepublica.com.co Domingo, 6 de marzo de 2016

El relevo será nombrado por la Cámara de Representantes, luego de una terna que escogerá el presidente Juan Manuel Santos. Aunque la corporación solo está sesionando en horas extras, para discutir la futura ley de orden público, ya se escuchan voces sobre quiénes y cuál debería ser el perfil de la persona que liderará la entidad por los próximos cuatro años. 

Su periodo será importante por la labor que la institución tendrá en un posible posconflicto, pero también por la burocracia que maneja. Ángela María Robledo, representante a la Cámara por la Alianza Verde, dijo que una tarea fundamental que deberá enfrentar el próximo Defensor será “la reforma burocrática” que dejó Otálora.

“Amplió el número de delegados, le puso unos salarios altísimos, lo cual no es negativo, pero no aportó al fortalecimiento de las Defensorías del Pueblo en distintas regiones, que hacen una muy buena tarea, pero muchas veces con muy pocos recursos”, dijo Robledo.

Alejandra Barrios, directora de la Misión de Observación Electoral, resaltó la necesidad de que el próximo funcionario también le haga frente a la discusión de los derechos humanos en un escenario en el que se hablará sobre justicia transicional, reinserción guerrillera y que tendrá que ponerle más acento a la violencia contra las mujeres y niños.

Alirio Uribe, representante a la Cámara por el Polo Democrático, destacó que el elegido deberá ser experto en derechos humanos. “Va a ocupar un papel muy importante en el posconflicto. Puede contribuir a construir la paz en las regiones y a hacer pedagogía en estos lugares”, añadió.

Pero, como todo cargo público, la repartija política ya empezó a rumorarse. Pablo Bustos, director de la Red de Veedurías Ciudadanas, aseguró que detrás del nombramiento estarían los Partidos Conservador y Liberal. 

Por ahora, este último es quien domina la Cámara con 39 representantes, seguido de La U con 37 congresistas. Los conservadores están de terceros en la torta política con 27 representantes.

“La Defensoría del Pueblo venía siendo uno de los fortines del Partido Conservador, pasó de mano al Liberal y es quien la defiende y quiere mantener la posición”, explicó Bustos.

En el sonajero suenan nombres, aunque aún no se han confirmado tendencias. Los representantes del Polo Democrático  Uribe y Germán Navas Talero, revelaron que aún nadie se les ha a acercado para postularse.

Sin embargo, Bustos dijo que los candidatos podrían salir de Guillermo Rivera, consejero Presidencial de los Derechos Humanos; Andrés Santamaría, presidente de la Federación Colombiana de Personeros; y Fernando Carrillo, exministro del Interior. Sin embargo, el exembajador de España estaría buscando la terna de la Fiscalía o la Procuraduría. Al sonajero se sumaría Miguel Samper, exviceministro de Justicia.

Pero no se descarta que pueda salir una mujer. Robledo, y un grupo de mujeres, le enviaron una carta al presidente Santos para que la tríada se conforme con solo mujeres. Por ahora, según la congresista, la respuesta que dio el mandatario fue genérica, aunque sí contestó que comparte la preocupación, por el contexto en el que salió Otálora, y “que buscarán a las personas idóneas para a ese cargo”.

Cargo por mérito
El representante Alirio Uribe añadió que la elección del cargo debe ser ajena a los cálculos políticos en el Congreso, aunque agregó que la oposición debería tener presencia en las juntas directivas de los órganos de control. La directora de la MOE agregó que las discusiones sobre las cuotas políticas es lo que más daño le hace a las instituciones porque perjudica su legitimidad. 

Las opiniones

Pablo Bustos
P
residente de la Red de Veedurías Ciudadanas
“La Defensoría del Pueblo tiene la responsabilidad de la vigilancia de los derechos humanos, sobretodo en este momento de posconflicto”.

Angélica María Robledo
R
epresentante a la Cámara por la Alianza Verde
“Se deben ternar tres mujeres con un profundo conocimiento en el marco de los derechos humanos y con una enorme idoneidad ética para su actuación”.