Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Ripe

miércoles, 9 de abril de 2014

El panorama está cambiando. El sector de la abogacía de los negocios en nuestro país vuelve a apostar por las contrataciones de letrados tanto en perfiles sénior como júnior, tras varios años donde las incorporaciones se estaban produciendo, salvo contadas excepciones, sólo en la base de las pirámides.

Según los expertos en selección, cazatalentos y bufetes consultados, el optimismo ha vuelto en general a los despachos y, según sus previsiones, las incorporaciones de profesionales crecerán este año hasta 30%, aunque el empleo neto obtenga un porcentaje más reducido por las rotaciones y jubilaciones, y será más próximo a 5% o a 10%. Por otra parte, las asesorías jurídicas de las compañías han comenzado 2014 con bastantes contrataciones.

«Claramente los despachos están volviendo a tener un buen latido y creo que veremos crecimientos, lo que después de años muy planos va a suponer todo un éxito», asegura José Ignacio Jiménez, socio director general de Norman Broadbent en España. Igual de optimista es Javier Moreno, socio director de Iuris Talent, que observa en los bufetes «más ganas de invertir en talento de perfil alto y una disposición a hacer un esfuerzo retributivo si el candidato vale la pena». Paula Fuentes, socia directora de F&B Consultores, afirma que «desde finales de 2013 y ahora de forma más evidente, hay más confianza en general y oportunidades interesantes para el inversor, con lo que el panorama tanto para las asesorías jurídicas de empresas como para los despachos está siendo mucho más animado».

Una perspectiva interesante es la que aporta Silvia Pérez-Navarro, socia directora de Iterlegis en España, que explica que como novedad este año «se percibe que las empresas ya contratan para puestos de nueva creación y no únicamente para sustituir a alguien; y los despachos, por su parte, también empiezan ahora a prepararse fichando a abogados para las operaciones que han aparecido en el mercado tras unos años de sequía en este aspecto».

Pero parece que, en general, en la mente de los despachos empieza a calar la idea de que es muy difícil reducir más las plantillas si empieza a crecer el número de operaciones. «El proceso de ajuste está prácticamente finalizado», sentencia Ignacio Bao, presidente de Signium International, que añade que «esto no significa que se vuelva a la contratación como se producía antes de la crisis porque, por ejemplo, las figuras de becarios y paralegales han llegado a permanecer y asumirán una parte significativa de las incorporaciones de júniors». Jiménez no cree que las firmas vayan a seguir reduciendo plantilla, sino que augura que «se va a ver quizás de manera muy rápida una renacida guerra por el talento en los despachos».

Por otra parte, Fuentes apunta que «a pesar de que en ciertas firmas grandes algunos abogados sin capacidad para entender la importancia de trabajar siendo eficientes y rentables irán saliendo poco a poco, en general la crisis ha concienciado a los despachos de la importancia de un buen fichaje, por el coste negativo en medio y largo plazo que supone una mala elección».

Contrataciones en 2014
Según los datos, por 27 de los principales despachos de abogados en España por volumen de facturación y número de profesionales (ver cuadro), éstos incorporarán durante 2014 entre 937 y 994 letrados, lo que supone una media de 35,8 abogados por firma, 22,8% más que las previsiones del sondeo del pasado año. La gran mayoría de perfiles serán abogados júnior de primer año, a los que los bufetes pagarán de media un total de 29.158 euros (US$40.300). Tras dos años de congelaciones y pequeños descensos en los salarios para los recién titulados, la cifra media entre todas las firmas sube ligeramente en 2014, gracias a que algunos despachos pagarán este año US$1.380 más. Sin embargo, la media aún está lejos de los US$44.200 de los salarios que se ofrecían antes de la crisis a los letrados sin ninguna experiencia.

Este año, la horquilla se sitúa entre los US$22.900 que ofrece Cremades & Calvo-Sotelo a los US$40.700 que pagan Hogan Lovells y Pérez-Llorca Abogados. En general, los cuatro grandes despachos nacionales -Garrigues, Cuatrecasas, Uría y Gómez-Acebo & Pombo-, además de Pérez-Llorca, y los principales despachos anglosajones, como Clifford Chance, Linklaters, Allen & Overy, Baker, Ashurst, Hogan o Herbert, entre otros, suelen remunerar con cantidades más elevadas a los más jóvenes, siempre por encima de los US$44.200.

Por contra, los bufetes españoles medianos y los despachos asociados a las firmas de servicios profesionales -PwC, Kpmg, Deloitte, EY y BDO-, son los que ofrecen salarios más bajos de inicio, por debajo de los US$38.600. Sin embargo, muchas de estas firmas ofrecen como complemento másteres in-company o asociados a prestigiosas escuelas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.