Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Martes, 30 de septiembre de 2014

Esto luego de que el mismo Ministerio, la semana pasada, devolviera al Distrito el proyecto inicial, que contemplaba modificaciones en baños, escaleras y graderías, así como un reforzamiento estructural y le pidiera hacer ajustes debido a la urgencia de algunas obras necesarias para conservar el escenario.

“Fue necesario modificar los planos y la presentación, pero no porque en ningún momento fuera rechazada. Ya estamos listos para presentar esos planos sobre el reforzamiento estructural y obtener el aval del Ministerio de Cultura. Yo creo que esta misma semana tendremos ese permiso y faltaría el de la Curaduría para proceder a la licitación con el fin de que se presenten tanto personas naturales como jurídicas para adelantar el procedimiento”, señaló al respecto la secretaria General de la Alcaldía Marta Lucía Zamora.

Ante la solicitud hecha por la Corporación Taurina de Bogotá para que la Sociedad Colombiana de Ingenieros realizara una evaluación técnica del proyecto, la Secretaría General del Distrito aseguró que los taurinos están en todo su derecho de solicitar este tipo de revisiones para que puedan confirmar la viabilidad de las obras.

Los tropiezos del proyecto
Aunque el Ministerio de Cultura rechazó el primer proyecto presentado por el Distrito, en el que no se veía clara la reforma estructural que se espera hacer en este espacio cultural, la Administración local argumentó que este espacio está gravemente deteriorado por la falta de un mantenimiento de muchos años, tarea que debía ser realizada por quienes usaban la plaza.

“Primero debo preservar la vida sobre la muerte. Las expresiones de los taurinos son profundamente irresponsables con la vida incluso con las personas que son aficionadas a los toros. Nosotros preveíamos que si el estudio lo hacíamos nosotros iba a ser desmentido por los interesados en el negocio de los toros. La estructura de sostén del segundo piso se está abriendo como parte de una falla estructural de la Plaza. La Santamaría fue ordeñada todo el tiempo no a punta de leche, sino de sangre, quienes se beneficiaron económicamente de este negocio se les olvidó mantener la plaza”, afirmó Petro en días pasados.

De igual forma, Petro recordó algunas de las tragedias que se han presentado en las corridas, como la del desplome de un palco en las corralejas, ocurrido el 20 de enero en 1980. Por eso, aseguró que es necesario que el proyecto sea una verdadera reforma estructural.

Los toreros siguen firmes
Por más de dos meses, los novilleros han estado protestando frente a la Plaza de Toros a la espera de que el Distrito les reconozca su oficio como una expresión cultural. Luego de que el fallo de la Corte ordenara a la administración que se reabriera la puerta para las corridas, desde ese momento, los toreros le han exigido que se hagan los cambios pertinentes.

Aunque con enfrentamientos contra los antitaurinos son cada vez más comunes, los novilleros se rehúsan a salir de su lugar, pues aseguran que es momento de que sean escuchados y que se hagan las reestructuraciones.

Aún no se conoce el tiempo de ejecución o la inversión necesaria para los trabajos de reforzamiento que necesita la Plaza de Toros y por ahora se está a la espera de si el Ministerio aprueba o no el nuevo proyecto presentado por la Alcaldía.