Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Christian Díaz Maldonado - cdiaz@larepublica.com.co viernes, 18 de diciembre de 2015

Durante la primera instancia del caso, a la solicitud de registro le salió un fuerte opositor del mercado; Restcafé alegaba que la nueva marca presentaba similitudes de tipo visual, fonético y ortográfico con  Dulcett, signo previamente registrado por el apelante; no obstante, la Dirección de Signos Distintivos, desvirtuó los argumentos y dio vía libre a Doucet.

A pesar de tener una negativa, la opositora, no se dio por vencida y llevó el caso hasta la Delegatura de Propiedad Industrial con el objetivo de desvirtuar la primera decisión y de esta manera evitar el registro de Doucet. El esfuerzo por llevarse el pulso marcario fue en vano, luego que la Superindustria respaldara la primera decisión y otorgara el registro solicitado.

Gisela Laitón Ardila  especialista en derecho administrativo, aseguró que la SIC debió acatar la oposición presentada por el apelante y dijo no estar de acuerdo con la entidad. 

Laitón dijo que después de “confrontadas y pronunciadas las dos nominaciones se advierte que visualmente los dos signos presentan similitud suficiente para confundir al consumidor, y fonéticamente al repetirlos con frecuencia es común pronunciarlos de idéntica forma. Además traídos a la mente los dos evocan dulce, sin que el común de la población sepa que el prefijo Dou es de origen francés.

La Superintendencia de Industria y Comercio aseguró que la decisión de avalar el signo se tomaba porque entre ambas marcas no existía ninguna similitud para considerarlas confundibles dentro del mercado, dado que el cambio entre el hiato OU y la sílaba UL, imprimía una diferencia considerable para el público.

“Basta con la consulta al consumidor para verificar que la decisión de la SIC es acertada ya que este signo no se asemeja al signo de la parte impugnante presentando diferencia fonéticas, sin crear confusión en el momento de identificar cada producto”. Dijo frente al caso la abogada experta en derecho administrativo Diana Vargas.

Sin embargo, el argumento principal de la Superintendencia de Industria y Comercio para avalar el registro fue el concepto que cada expresión evocaba, asegurando que Dulcett no decía nada al público receptor, mientras que Doucet, daba la idea de un palabra en francés, con un verdadero significado, lo que permitiría al consumidor entender la expresión y desasociar las marcas.

Las opiniones

Gisela Laitón Ardila
E
specialista en derecho administrativo
“La decisión de la SIC es acertada ya que el signo Doucet no se asemeja al de la parte impugnante, ambos presentan diferencias fonéticas, sin crear confusión a la hora de identificar cada producto”.

Diana Vargas
Experta en derecho administrativo
“La decisión es errada dado que los dos signos presentan similitud suficiente para confundir al consumidor, y fonéticamente al repetirlos con frecuencia es común llegar a pronunciarlos de la misma forma”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.