Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Carlos Eduardo González - cgonzalez@larepublica.com.co lunes, 26 de septiembre de 2016

“Las divisiones y la desconfianza de muchas décadas de conflicto están llegando a su fin”, afirmó Ban Ki-Moon, en su discurso, mientras continuaba afirmando que “las partes le han encargado unas responsabilidades sumamente importantes a las Naciones Unidas”.

“La misión de las Naciones Unidas ha sido verificar el cese al fuego y la dejación de armas. Los grupos encargados ya se encuentran a lo largo y ancho del país", dijo el secretario de la ONU, mientras agradecía la colaboración de todos los países que han hecho parte del proceso de paz colombiano.

“Hoy los colombianos le dicen adiós a décadas de llamas”, concluyó.

A su turno, Rodrigo Londoño, dirigió sus primeras palabras “al pueblo de Colombia, pueblo bondadoso que siempre soñó con este día, que nunca abandonó la esperanza de construir la patria del futuro”.

“Que nadie dude que vamos hacia la política sin armas, en adelante está en la implementación de los acuerdos, nosotros vamos a cumplir y esperamos que el Gobierno cumpla”, sostuvo Londoño. 

Durante su intervención, el líder de las Farc agradeció a todas las naciones que hicieron parte del proceso de paz. “Este sí era el camino indicado. Así sí era, presidente Santos”. Todos somos hijos del mismo pueblo.

Uno de los temas que más se ha criticado de las Farc es que no habían pedido perdón a las víctimas y Londoño, al final de su intervención, cerró esa discusión. "Pedimos perdón a todas las víctimas del conflicto por el dolor que hayamos podido causar en esta guerra. Que Dios bendiga a Colombia, se acabó la guerra”, afirmó el comandante de las Farc. 

Quiero iniciar saludando  a las víctimas, que han sido el centro y la razón de ser de este conflicto. De igual manera, el presidente Santos agradeció a todos los países que han apoyado el proceso de paz, de igual manera a todos los asistentes y a todos los colombianos.

“Quiero rendir homenaje a las millones de víctimas inocentes; a los defensores de derechos humanos; a las comunidades indígenas, afrocolombianas y campesinas; a tantas mujeres y madres que –en medio de las lágrimas– abonaron el camino hacia la paz”. Manifestó el mandatario emocionado. “¡NO MÁS LA GUERRA! que nos dejó cientos de miles de muertos, millones de víctimas y desplazados, y tantas heridas que tenemos que comenzar a sanar. ¡No más la intolerancia! que nos exige doblegar o excluir al otro por el solo hecho de pensar diferente. ¡No más la violencia! que sembró atraso, pobreza y desigualdad en campos y ciudades, y que ha sido un freno al desarrollo de Colombia y al aprovechamiento de todo su potencial. Este es el clamor de Colombia. ¡Esta es la decisión de Colombia!”, prosiguió Santos.

Sin embargo, el jefe de Estado afirmó que aún “nos quedan muchos temas por trabajar, muchísimos retos por vencer, pero lo haremos mucho mejor sin el obstáculo, sin el freno, de una guerra absurda que consumía nuestros recursos y nos impedía tener presencia activa en todo el territorio nacional. ¡Cuántos recursos de la guerra podremos dedicar ahora a la educación, a la salud, a los programas sociales, a la seguridad ciudadana!, ¡cuántas vidas se salvarán! ¡Cuántas vidas se salvarán! Ese solo hecho –¡ese solo hecho!– justifica este acuerdo de paz. ¡Cuánto más podremos invertir en nuestro campo y en nuestros campesinos, que podrán por fin retornar a sus parcelas!”.

Por último, Santos pidió que “abramos nuestros corazones al nuevo amanecer; al sol brillante y lleno de posibilidades que se asoma en el cielo de Colombia. ¡el amanecer de la paz! el amanecer… ¡de la vida!”

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.