Rayza Zambrano - rzambrano@larepublica.com.co Lunes, 2 de marzo de 2015

La percepción de los ciudadanos sobre el aparato judicial colombiano en diversos indicadores internacionales será la que más se verá perjudicada,  después de la noticia de que el presidente de la Corte, Jorge Pretelt, estaría involucrado en un problema de corrupción, por la supuesta entrega de $500 millones  para favorecer una tutela sobre la fiduciaria de petróleo.

Con esto, Colombia está alejándose cada vez más de la meta de ser el tercer país más competitivo en América Latina en  2032.

“El escándalo de la Corte afecta la imagen de la justicia en el país, pero no a todos los aspectos medidos en las estadísticas.  Por ejemplo, la evacuación de procesos judiciales, los cuales  son más  de tipo objetivo,  frente al impacto subjetivo que va a tener el escándalo”, explica el abogado Juan Pablo Santaella.

Sumado a esto, María del Pilar Arango, presidente  de la Corporación de Jueces y Magistrados, comenta que solo el alboroto, así sea cierto o no, ya afecta. “La sola denuncia ya advierte un estado de crisis brutal de la justicia colombiana”. Frente a esto,  confiesa estar muy preocupada, porque, la noticia genera  desprestigio  y falta de legitimidad de la justicia.

De acuerdo con el informe nacional de competitividad 2014-2015,  el rezago de la justicia en Colombia se manifiesta en el indicador de percepción del imperio de la Ley, incluido en el Worldwide Governance Indicators del Banco Mundial, el cual captura el grado en que los agentes económicos confían y acatan las normas.

La percepción baja del imperio de la Ley (en el cual Colombia está entre 0,0 y -0,5, siendo 2,5 la mejor calificación) pone una alerta importante sobre el  estado de la justicia en el país.  En particular por la alta relación que tiene este indicador en la percepción de la seguridad jurídica y por lo tanto, en las consecuencias que trae tener un sistema judicial que no proporciona seguridad a sus ciudadanos.

Para Marco Llinás Vargas, vicepresidente del Consejo Privado de  Competitividad, el caso de la Corte es un síntoma más de los problemas de credibilidad  de la justicia del país, que según él,  claramente han impactado en el pasado el desempeño de Colombia en materia de competitividad.

 “Estos escándalos van a tener una incidencia más negativa de los indicadores de competitividad, deteriorando el desempeño del país, el cual  ya es bastante regular; aunque no es posible determinar cuántos puntos bajaríamos”, agrega el vicepresidente del Compite.

Instituciones es uno de los pilares que mide el Foro Económico Mundial, éste evalúa la credibilidad  de instituciones del sistema judicial, por parte de empresarios y ciudadanos. Es allí, donde Colombia tiene la peor calificación  de todos los pilares medidos, ocupando el puesto 111, entre 144 países, cayendo del 2010 al 2014, ocho  puestos.

Ahora bien,  con respecto a si debe o no renunciar a el cargo  Pretelt, en aras de salvaguardar la imagen de la justicia, Arango sostiene que hasta que se defina este problema legal, lo más prudente es que se aparte de la presidencia de la Corte, ya que, él es el representante del máximo tribunal de justicia frente a la sociedad y este sería un gesto de dignidad.

Si se comprueba, a través de un proceso, la acusación a Pretelt, sería sancionado penalmente y suspendido del cargo. El delito castiga al servidor público que abusa de su puesto, con pena de multa e inhabilitación.

Antecedentes
El magistrado Mauricio González Cuervo denunció ante la Comisión de Acusaciones de la Cámara de Representantes al magistrado y actual presidente de ese tribunal, Jorge Pretelt, por un supuesto soborno a un ciudadano con el fin de resolver una acción de tutela. Las cartas del Magistrado González y  la del presidente de la Corte, están en manos de la Comisión de Investigación y Acusación de la Cámara de Representantes. Esta semana se conocerá el nombre del Representante investigador de la Comisión que conocerá la denuncia que interpuso el Magistrado González, de la Corte Constitucional, contra su colega Jorge Pretelt.

Las opiniones

María del Pilar Arango
Presidente de la corporación de jueces y magistrados

“Lo más prudente, hasta que se defina lo legal, y mientras se defiende, es que Jorge Pretelt se aparte de la presidencia de la Corte, no de la magistratura, ya que es el representante del máximo tribunal de justicia frente a la sociedad”.

Marco Llinás Vargas
Vicepresidente del consejo privativo de competitividad

“Estos escándalos van a tener una incidencia mucho más negativa en los indicadores de competitividad, deteriorando así el desempeño del país frente a la región. Aunque no es posible determinar cuántos puntos bajaríamos”.