Álvaro Uribe Vélez

Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Colprensa
  • Lucas Martínez

lunes, 27 de mayo de 2024

El argumento de la defensa del exmandatario con el que pretende que se cambie al fiscal de caso es que no existe imparcialidad en sus decisiones

Luego de que la Fiscalía acusara formalmente al expresidente Álvaro Uribe por los delitos de soborno, soborno en actuación penal y fraude procesal, su defensa interpuso un recurso que buscar sacar del cargo al fiscal, Gilberto Villarreal, quien decidió llamarlo a juicio.

El argumento de la defensa del exmandatario con el que pretende que se cambie al fiscal de caso es que no existe imparcialidad en sus decisiones.

“Existen circunstancias objetivas que ponen gravemente en duda su imparcialidad, en este caso, particularmente por su relación de cercanía y confianza, con los doctores Montealegre y Perdomo, sus antiguos jefes y quienes fungen en este proceso como alegadas víctimas", señaló un documento.

Además del precedente de la acusación, el recurso se conoce justo después de que el fiscal y varias víctimas denunciaran amenazas por publicaciones de Uribe en su cuenta de X y de que perdiera un recurso con el que buscaba cerrar el caso.

Pero también de que fueran reconocidas como víctimas dentro del proceso al senador Iván Cepeda, a Deyanira Gómez y a los ex fiscales Eduardo Montealegre y Jorge Perdomo.

El expresidente sostiene que Montealegre y Perdomo fueron jefes de Villarreal y con su decisión los estaría beneficiando.

“Que esas circunstancias objetivas de duda sobre su imparcialidad se hacen más evidentes y se confirman si se tiene en cuenta que un acto suyo en este proceso, esto es la adición al escrito de acusación, permitió a sus antiguos jefes postularse como víctimas en este proceso, lo cual denota en usted interés en esta actuación", dijo un aparte del documento citado.

Uribe fue llamado a juicio por los delitos de soborno, soborno en actuación penal y fraude procesal.

Aunque el expresidente aseguró que su juicio es político, el fiscal Gilberto Iván Villareal explicó que las pruebas en su contra son contundentes.

El proceso comenzó en 2018, con una investigación que la Corte Suprema adelantaba contra el senador Cepeda luego de un debate de control político convocado por el político de izquierda.

En medio de esta investigación, los testigos comenzaron a retractarse, pero uno de ellos, Juan Guillermo Monsalve, manifestó por escrito que recibía presiones. La Corte en sus pesquisas descubrió que ese era un patrón que se presentaba en varias declaraciones, así que archivó su indagación contra Cepeda e inició una contra Uribe.

La Sala de Instrucción de la Corte Suprema siguió su curso, llamó a Uribe a indagatoria en 2019 ante el magistrado César Reyes y en agosto de 2020 ordenó detener al exsenador de manera preventiva en su residencia.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.