Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Ximena González - xgonzalez@larepublica.com.co lunes, 30 de septiembre de 2019

Estudio de Scola Abogados destacó las cinco características que deben tener los juristas del futuro.

El mercado de servicios legales en Colombia continúa evolucionando a medida que los clientes son más exigentes en las labores que realizan los abogados. Por ello, partiendo de que diferentes universidades le están apostando a capacitar a sus estudiantes en Legaltech y sobre qué habilidades deben tener los juristas, Scola Abogados realizó un estudio para conocer hacia dónde van las firmas de abogados, encontrando así cinco rasgos fundamentales.

En ese sentido, Carolina Munar Guevara, líder de la Unidad de Derecho Corporativo y Negocios Internacionales de Scola Abogados señaló que, “la profesión de la abogacía está atravesando un proceso de cambio muy relevante y los futuros profesionales deben estar preparados para ejercer en un entorno profesional que se encuentra en un cambio constante”.

Munar destacó que uno los aspectos claves que deben tener presente las firmas de abogados del futuro es la innovación tecnológica. “Las firmas no deben sentirse amenazadas por las tecnologías sino por el contrario utilizarlas para mejorar la experiencia del servicio jurídico”, destacó.

De igual forma agregó que los bufetes deberán tener un equipo enfocado en los desarrollos tecnológicos del área, la optimización de los flujos de trabajo, la generación de una mayor transparencia y uso de aplicaciones para el contacto directo con clientes.

Otra de las características identificadas por el estudio es el servicio al cliente, pues según indicó este, uno de los mayores retos de las firmas para el futuro, es ser capaces de entender lo que necesitan los clientes y aplicar los cambios necesarios para dar un servicio de calidad.

“La experiencia del servicio jurídico debe ser una experiencia que se adapte al cliente en términos de flexibilidad, eficiencia y hacia eso se deben ir los bufetes”, dijo Munar.

Otro aspecto clave es el sentido social. Según explicó la investigadora “a algunos juristas se les ha olvidado que la profesión corresponde al área de las humanidades y se han visto más atraídos por las ciencias económicas, se les ha olvidado que esta profesión es para resolver problemas humanos, por ello, deberían darle un giro a un sentido de responsabilidad social transversal que no se agota solo con la entrega pro bono de servicios. Las firmas del futuro deben rescatar el valor del sentido social de su profesión”.

Los conocimientos especializados también juegan un papel clave. Según Munar se necesitan abogados expertos en estructuración de industrias creativas, algo que se va a poner muy de moda con la economía naranja. “Debemos ver cómo agregarle valor a lo que hacen las empresas desde la cultura de la legalidad”, agregó.

Finalmente, según el estudio la cultura de trabajo en las firmas debería reinventarse. “Tenemos firmas con una estructura piramidal, esto debería cambiar para comenzar a hablar desde un enfoque más cooperativo de trabajo”, agregó Munar.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.