Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa Miércoles, 30 de octubre de 2013

El gobernador de la Guajira, Juan Francisco Gómez, afirmó que no tiene nexos con grupos paramilitares y que nunca ha ordenado ningún asesinato, hechos por los que es investigado por la Fiscalía General de la Nación.

Las declaraciones del suspendido mandatario regional fueron dadas al término de la audiencia en la Procuraduría General de la Nación que dio inicio al juicio oral disciplinario por presuntas irregularidades en contratación.

“Quiero decirles que soy un inocente, que son testigos falsos”, dijo Gómez cuando se le preguntó por sus supuestos vínculos con grupos paramilitares y bandas criminales.

Gómez además insistió en que fue víctima el pasado nueve de octubre de un supuesto atentado. “Que lo investiguen, ¿quién se beneficiaría con eso?”, apuntó.

El gobernador fue sacado de la Procuraduría por guardianes del Inpec, esposado, y en medio de las preguntas de la prensa aseguró que no ha ordenado matar “a nadie” y que se trata de unos “falsos testigos”.

Aplazan audiencia
La audiencia disciplinaria de Gómez fue aplazada para el próximo 29 de noviembre a petición del mandatario regional, quien argumentó que el “infortunio” de su proceso penal y su captura no le han permitido estudiar el pliego de cargos que le formuló la entidad.

“Pedí el aplazamiento por la situación que estoy atravesando. Estoy claro que el 10 de octubre se me entregaron todos los documentos, pero el día 12 tuve el infortunio de una captura”, señaló Gómez en la audiencia.

En la diligencia, la procuradora segunda para la Contratación Estatal, Irma Trujillo, hizo lectura de los cinco cargos que le formuló la entidad y por los cuales lo investiga.

El primer cargo tiene que ver con haber permitido supuestamente la adjudicación de la licitación pública para el plan vial del departamento por un valor de $49.403 millones, con una unión temporal que no cumplía con los requisitos señalados en las condiciones que rigieron el proceso contractual.

Frente a la misma licitación, el ministerio público consideró que el mandatario de La Guajira faltó al principio de planeación, pues no se hicieron verificaciones y ajustes a los estudios y diseños previos.

Igualmente, Gómez es investigado por haber ordenado la apertura de la licitación pública para la “contratación del servicio de vigilancia y seguridad privada permanente con armas de fuego las personas de la administración departamental sin que aparentemente esto estuviera legalmente justificado.

El error de cambio radical
Carlos Fernando Galán, director del partido de Gómez, Cambio Radical, se refirió este mes al caso del mandatario de la Guajira.

“El Partido le entregó el aval a una persona seriamente cuestionada. Cuando llegué a la dirección en 2011 ya él tenía el aval y yo lo revoqué. Como ya estaba inscrito ante la Registraduría como candidato, tuve que solicitar, adicionalmente, al Consejo Nacional Electoral que se revocara su inscripción. Infortunadamente esta entidad decidió no hacerlo”, señaló Galán.