Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Kevin Steven Bohórquez Guevara - kbohoquez@larepublica.com.co martes, 8 de septiembre de 2020

El gerente general de EPM, Álvaro Guillermo Rendón, confirmó que en los próximos días Mapfre desembolsará un nuevo pago

Una suma de fallas no resueltas en cuanto al diseño, supervisión y construcción de Hidroituango habría sido el detonante que provocó la contingencia del 28 de abril de 2018. El incumplimiento de algunas especificaciones técnicas por parte de las empresas sería la razón por la cual hoy se está hablando de que todos los actores que participan en el desarrollo de la obra son presuntos responsables del colapso del túnel de desviación.

El motivo de los señalamientos se da luego de que se filtrara un estudio de causa raíz en el que se detallan una serie de inconsistencias en el desarrollo del proyecto. En dicho documento, revelado ayer por La W, se establece que la causa del colapso del túnel fue “una combinación de problemas no resueltos entre diseños, supervisión y construcción, que hicieron la parte del túnel que colapsó particularmente vulnerable a las condiciones hidráulicas”.

El informe, realizado por Christopher Snee, Luis Guilherme de Mello, Bernad Murphy y Rafael Prieto, para la firma Advanta, explica además que “no se utilizaron en el diseño los valores mínimos “Q” para los tipos de suelo que estaban mapeados (como es el estándar de la industria), sino de unos mayores, lo que resultó en una recomendación de soporte inferior al requerido”.

A los argumentos expuestos, las investigaciones también sostienen que el diseño de los túneles de desviación se habría debilitado. “El refuerzo del túnel se cambió, por lo que el concreto tenía menos resistencia”, detallan, a lo que añaden: “el constructor no cumplió con todas las especificaciones técnicas del contrato”.

Aunque todavía no se conocen las razones de fondo por las cuales exdirectivos de EPM no revelaron dicho informe en su momento, desde la gerencia de la organización se confirmó que se adelantan investigaciones internas para esclarecer por qué no se hizo público el estudio. No solo en la dirección anterior, sino también en el empalme entre diciembre y enero.

De acuerdo con el gerente de EPM, Álvaro Guillermo Rendón, “el documento de las reaseguradoras no fue entregado en el empalme” pues de haber sido así se habrían tomado otras decisiones futuras en la empresa. No obstante, destacó que con esta nueva documentación no cambiará nada el pago de las pólizas que se vienen efectuando.

“No se puede afectar (el pago de las pólizas) de manera alguna, por cuanto estamos hablando de unos errores, en el tema del montaje y construcción. Y los errores los tiene cualquier persona (...) Mapfre desembolsó US$150 millones y nos anunció que para los siguientes días se debería hacer un desembolso”, sostuvo.

El directivo detalló que este nuevo documento se materializa como una prueba más de cara al desarrollo del proceso de conciliación de la demanda por $9,9 billones que interpuso EPM contra los consorcios encargados de Hidroituango.

“El documento fue recibido el 17 de agosto en la gerencia general de mano del vicepresidente de asuntos legales. Cuando se habla en errores, no se queda la responsabilidad con el primer documento, pues se involucra a las demás partes. Este informe lo que dice es que a todas las partes las involucra”, añadió Rendón.

Por ahora, se confirmó que con este nuevo material se busca integrar a todos los actores del proyecto respecto a la cuota de responsabilidad que cada uno pueda tener en lo que generó la contingencia.

AL, de hecho, consultó con uno de los constructores del proyecto, pero se advirtió que por ahora no habrá un pronunciamiento oficial sobre el nuevo estudio de causa raíz. Es de resaltar que tras la polémica sobre los posibles responsables, líderes políticos, funcionarios y empresarios solicitaron a los entes de control investigar el exgerente de la empresa, y el exalcalde de Medellín.

Uno de ellos fue el alcalde Daniel Quintero, quien aseguró que “antiguos directivos de EPM, en la administración de Federico Gutiérrez, acordaron que el informe de la reaseguradora no fuera integrado al proceso como es acostumbrado, para evitar demandar a constructores y no alimentar procesos en órganos de control”.

Ante estas acusaciones, Gutiérrez le salió al paso y explicó en varios medios de comunicación que “decir que se ocultó información por privilegiar a terceros es falso”. Reiteró, incluso, que solo se conocía un estudio, “que fue el que reveló en su momento EPM de manera pública, en el que mostraba que podían existir unas fallas y por eso mismo se procedió a demandar al diseñador del túnel”.

Los antecedentes

El estudio de 98 páginas de causa raíz es un nuevo episodio en la contingencia de más de dos años de Hidroituango. Esta nueva revelación se suma al informe que reveló el 2 de marzo de 2019 EPM en el que se detallaba que la causa física de la eventualidad en el proyecto fue por la “erosión progresiva en zonas de debilidad de la roca”, localizada en el piso del túnel, las cuales no fueron debidamente tratadas por una deficiencia en el diseño durante la etapa de asesoría.

Tras dicho análisis, la empresa confirmó que uno de los presuntos responsables habría sido la firma Integral. No obstante, luego de conocerse este nuevo documento, EPM detalló que ahora son dos informes de causa raíz, los cuales, si bien tienen escenarios distintos, dan un mejor panorama de lo que pudo haber sucedido.

Se espera por ahora que EPM llegue a la mesa de conciliación con esta serie de pruebas, al mismo tiempo que los consorcios se preparan y la aseguradora Mapfre su une a las mesas.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.