Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Katherin Alfonso - kalfonso@larepublica.com.co sábado, 9 de septiembre de 2017

En la misa 2.150 sacerdotes concelebrarán y se repartirán 550.000 hostias por 1.500 personas seleccionadas por la Arquidiócesis

Por las lluvias que se han presentado en las últimas horas en el Valle de Aburra el Sumo Pontífice se retrasó más de media hora en llegar a la capital antioqueña. Sin embargo, más de un millón de fieles lo esperaron en las instalaciones del Aeropuerto Enrique Olaya Herrera de Medellín para recibir su mensaje durante su tercera celebración eucarística en el país.

Los asistentes no solo llenaron el espacio destinado para recibir la eucaristía, sino que se agolparon a las afueras del Aeropuerto. La misa será campal y tiene doce pantallas gigantes operadas con energía de las Empresas Públicas de Medellín (EPM), pues la pista del Olaya no cuenta con iluminación debido a que su operación es diurna.

Para la celebración de la misa campal se usa el altar de la iglesia de Nuestra Señora de la Candelaria y el Cristo de la Esperanza, una obra de Cristóbal Gaviria encargada por la Gobernación de Antioquia. Y para el acompañamiento musical, los niños y jóvenes de la red de escuelas de música interpretarán los instrumentos y contará con 300 músicos del coro Arquidiocesano de Medellín.

En la misa 2.150 sacerdotes concelebrarán y se repartirán 550.000 hostias por 1.500 personas seleccionadas por la Arquidiócesis. Entre los asistentes especiales a la eucaristía están 500 enfermos con acompañantes, 60 presos con sus guardias, 100 sordos, habitantes de calle y autoridades civiles y militares de la ciudad y el departamento, además del presidente Juan Manuel Santos y su comitiva.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.