Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Colprensa miércoles, 18 de julio de 2018

El Jefe de Estado también posesionó a dos magistrados de la sala especial de primera instancia de la Corte Suprema de Justicia

El presidente de la República, Juan Manuel Santos, sancionó esta noche la ley de procedimiento de la Justicia Especial para la Paz (JEP) y posesionó a dos magistrados de la sala especial de primera instancia de la Corte Suprema de Justicia.

“Colombia tuvo la inmensa fortuna de tener las condiciones para crear algo que no tenía precedentes y es la Justicia Especial para la Paz que es producto de una negociación entre dos partes que por primera vez se ponen de acuerdo para diseñar una justicia y someterse a ella. Esto nunca había pasado en la historia universal”, manifestó Santos.

El Primer Mandatario también indicó que esta ley tuvo mucha discusión y se incluyeron unos artículos con los que el Gobierno Nacional no estuvo de acuerdo, sin embargo, aseguró que será la Corte Constitucional la que defina su futuro.

"Esta ley tuvo mucha discusión y se incluyeron unos artículos con los que estamos en desacuerdo, pero ya será la Corte Constitucional quien decidirá la suerte de esos artículos. Por otro lado, era importante y urgente cerrar el círculo para que los magistrados iniciaran sus labores con todas la herramientas jurídicas y los elementos para cumplir con esa parte de los acuerdos”, indicó.

El Mandatario también resaltó que es la primera vez que un acuerdo de paz y una Justicia Transicional se establece bajo los parámetros del Estatuto de Roma.

“La Justicia Especial para la Paz con esta ley que sancionamos cierra el círculo porque ya tenemos la reforma constitucional, la ley estatutaria y lo que nos faltaba era los procedimientos. La JEP ya está funcionando y esta semana tuve el placer de ver cómo está funcionando y esto es muy importante si queremos una paz estable y duradera”, indicó el primer mandatario.

Santos aseguró que la Justicia Transicional está basada en los derechos de las víctimas y de los derechos humanos por lo cual es una devolución de la historia y la resolución de los conflictos armados en donde la JEP que se implementó en Colombia ha llamado la atención del mundo.

“Ya estamos con todos los instrumentos y herramientas para que la Justicia Especial para la Paz empiece a dar los resultados, ya estamos viendo a los miembros de las Farc sentados ante los jueces, cosa que se habían dicho que nunca iba a suceder y también estamos viendo a generales de la República y agentes del Estado en la misma situación”, indicó el Presidente, quien resaltó que esta justicia no busca la impunidad.

Posesión de magistrados 
El Primer Mandatario también posesionó a Ariel Augusto Torres y Ramiro Alonso Marín como magistrados de la sala especial de primera instancia de la Corte Suprema de Justicia, en donde se busca garantizar el derecho de los aforados a impugnar sus condenas.

“Yo los felicito señores magistrados y el paso de cualquier juez a magistrado es llegar al nivel más alto que tiene nuestra justicia para las personas que han dedicado su vida a esa noble tarea. Les deseo lo mejor y en este servidor siempre van a encontrar apoyo. Por eso les deseo mucha suerte a los dos para que esa doble instancia comience a operar rápido, como debe ser en toda la justicia”, indicó el mandatario.

Santos también aseguró que estos juristas llegan en un importante momento de la historia del país y de la Corte Suprema en donde el objetivo es ampliar las garantías de todos los colombianos en sus derechos fundamentales.

“Llegan en un momento muy importante de la historia del país y de la Corte Suprema. Uno de nuestros retos fue ampliar las garantías de todos los colombianos en sus derechos fundamentales y esto es lo que hemos venido haciendo en estos últimos años", indicó el Presidente.

En ese sentido, Santos indicó que esta sala especial era necesaria para poner al país de acuerdo a las normas internacionales y garantizar la doble instancia que es un derecho universal de todos los ciudadanos, por lo cual no había razones para que los aforados no tuvieran los mismos derechos.

El magistrado Ramiro Alonso Marín tiene más de 41 años en la Rama Judicial. Nació en Segovia (Antioquia) y es abogado de la Universidad Autónoma Latinoamericana de Medellín.

Es especialista en Derecho Penal, Criminología, y tiene maestría en Argumentación Jurídica de la Universidad de Alicante. Desde 1991 ha sido profesor universitario. Asimismo, se desempeñó como juez, magistrado auxiliar y fiscal delegado ante la Corte Suprema de Justicia.

Por su parte, el magistrado Ariel Augusto Torres es oriundo de Cáqueza (Cundinamarca) y se especializó en Derecho Penal y Criminología en la Universidad Libre, donde también obtuvo una maestría en Derecho Penal. Ha sido magistrado auxiliar de la Sala Penal de la Corte, fiscal seccional, juez de instrucción criminal, penal y promiscuo municipal.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.