Xiomara Mera Miércoles, 21 de junio de 2017

Con la influencia de las tecnologías la tradicional figura de los contratos se ha reinventado, aunque han sido varias las transformaciones que han tenido a lo largo de su historia, siempre fue necesaria la intermediación de los humanos en su ejecución, pero de unos años para acá se viene hablando de los denominados “Smart Contracts”, que tienen como novedad no necesitar de dicha intervención.

Carlos Amaya, socio de Amaya Propiedad Intelectual los define como “un sistema informático que regula un acuerdo entre dos o más partes -pueden ser personas naturales, jurídicas o máquinas- cuyos términos de ejecución y cumplimiento están programados por la aplicación tecnológica, eliminando la necesidad de un tercero que actúe como árbitro o autoridad”.

Lo cual supone un nuevo reto ya que “de tanto en tanto se exige a los abogados, siempre injustamente retratados como renuentes usuarios de las tecnologías de la información, que con premura obtengan alfabetización en programación de software para así poder escribir “Smart Contracts” afirmó Gustavo Tamayo, socio de la firma Lloreda Camacho & Co.

Pero ¿qué es lo que hace que el contrato hecho entre dos máquinas o entre un humano y una máquina sea confiable?, por extraño que parezca es la tecnología la encargada de validarlos, pues al estar soportados en un sistema de cifrado llamado “Blockchain” estos no pueden ser alterados.

Lo que según explicó María Alejandra de los Ríos, asociada de Lloreda Camacho & Co., “la adopción de estos contratos no solo requerirá un cambio en la mentalidad sino también en la de los abogados, pues ya no se requerían extensos textos contractuales, sino cláusulas más precisas y autoejecutables”.

Las bases de datos que aparecieron con el bitcoin

El “Blockchain” o sistema de bloques es una gran base de datos que cobró gran importancia con la aparición del Bitcoin y supone toda una revolución financiera mundial; pues no necesita estar sujeto a la verificación de entidades gubernamentales.Y es por ello que la existencia de los Smart Contracts cobra vigencia, ya que estos son el principal instrumento financiero para representar préstamos, bonos o simplemente el efectivo del Bitcoin.

La opinión

Gustavo Tamayo
Socio de Lloreda Camacho & Co.
“se les exige a los abogados que sepan programación de software para escribir ‘Smart Contracts’.