Cronista

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cronista - Buenos Aires sábado, 10 de abril de 2021

Nuevo piso sobre el cual deberá empezar a pagarse el impuesto se actualizará anualmente según la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables

Antes de las elecciones de medio término, el Senado de Argentina aprobó los cambios en el impuesto a las Ganancias que permitirán que los asalariados que cobren un sueldo bruto inferior a los 150.000 pesos argentinos (US$1.620 aprox.) dejen de tributar desde abril y, además, cobren por efecto retroactivo lo que se les haya descontado entre enero y marzo.

La iniciativa que aprobó el Parlamento propone que haya una deducción especial -no una suba del mínimo no imponible- que eleva el piso de 74.810 a 150.000 pesos brutos (124.500 pesos netos) para los trabajadores en relación de dependencia, sin incluir el aguinaldo.

Quienes cobren más de 150.000 pesos por la regresividad de la reforma se iban a ver obligados a empezar a pagar el impuesto desde las alícuotas más elevadas, exactamente 27%. Sin embargo, en estas semanas de debate en el Parlamento se modificó el proyecto para que quienes cobren entre 150.000 pesos y 173.000 pesos brutos (143.500 pesos netos) tengan un mecanismo gradual y progresivo que lo definirá el Ejecutivo.

El tributarista Iván Sasovsky explicó a El Cronista: “considera a todos los contribuyentes con la misma capacidad contributiva, otorgando mayores deducciones a los que más ingresos mensuales obtienen”.

El nuevo piso sobre el cual deberá empezar a pagarse el impuesto se actualizará anualmente según la evolución de la Remuneración Imponible Promedio de los Trabajadores Estables. De esta manera, se estima que se beneficiarán 1.200.000 trabajadores y jubilados.En el caso de los jubilados, la ley establece un piso para que la deban pagar sólo quienes tienen ingresos superiores a ocho haberes mínimos, hoy 152.280 pesos.

Como las modificaciones regirán desde el 1 de enero se devolverá por efecto retroactivo lo que se haya descontado en los primeros meses del año. Según los cálculos oficiales se volcarán a la economía 10.000 millones de pesos que corresponden sólo a la devolución.

Fuentes oficiales confirmaron a El Cronista que la devolución se hará en un sólo pago a figurar en el primer recibo de sueldo posterior a que entre en vigencia -y no en cuotas- y “se les neteará a las empresas de futuras retenciones de Afip a través del Sistema de Control de Retenciones”.

Lea la nota original aquí.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.