Juan Carlos Cortés, viceprocurador general. Foto ppr: Colprensa

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

María Carolina Ramírez - mramirez@larepublica.com.co sábado, 6 de octubre de 2018

La compañía tiene más de 1.800 tutelas represadas según declaró Juan Carlos Cortés, viceprocurador general

Al caso Medimás se le podría conocer como uno más en los que la frase “crónica de una muerte anunciada” cae como anillo al dedo. La adjudicación a este consorcio de la operación de Cafesalud hace 14 meses llamó la atención desde el comienzo, pues se le calificó de mal operador.

Una de las voces que no fue escuchada antes de entregar la licitación fue la de la Procuraduría, que desde un inicio advirtió que esta empresa no sería la más efectiva en la tarea. “Nosotros hicimos observaciones, recomendaciones, dijimos que el proceso de empalme era muy breve, que se tenía que ver muy bien el músculo financiero”, explicó Juan Carlos Cortés, viceprocurador general.

Esa vigilancia que se hizo previa a la adjudicación del contrato se extendió en su operación y tal como lo explica Cortés, esta EPS, a los tres meses de funcionamiento, ya tenía una orden de vigilancia especial de parte de la Superintendencia de Salud por la dificultad en temas de contratación de la red.

“Nosotros le pedimos a la Supersalud que interviniera a la EPS con efectos de evaluar su gestión”, aclaró Cortés, pero esta decisión nunca se tomó, aunque sí se mantuvo vigilancia.

En sus últimos informes, el Ministerio Público evidenció unos hallazgos de incumplimientos contractuales en la compraventa relacionados con el mal servicio, cierre de clínicas y el manejo económico por el no pago de las cuotas, y esto llevó a pedirle a la liquidadora que mirara qué impacto tendrían estas condiciones sobre el contrato de compraventa.

De ahí fue que la agente liquidadora de Saludcoop, Ángela María Echeverri, tomó la decisión de revocar el contrato el pasado miércoles, pues cuando hay incumplimiento, como en todos los casos, se pueden aplicar las cláusulas contractuales de terminación del acuerdo de compraventa.

Esa decisión fue noticiada a la Procuraduría ese mismo día, pero el órgano de control no puede revocar un contrato porque no está en sus funciones.

Lo que también dejó claro Cortés es que Medimás, que hoy tiene más de 1.800 tutelas represadas, es una empresa que no puede manejar la salud de los más de cuatro millones de pacientes. Sobre el tema de un plazo dado por la Supersalud a la EPS, se aclaró que ese obedece a un proceso normal de rutina y que se aplicó a 12 EPS más, solo que coincidió con la decisión.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.