Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

José David Castilla Lunes, 17 de diciembre de 2018

El Legislativo tuvo que estudiar como mínimo 1 proyecto al día

Aunque al principio la relación del Gobierno y la Rama Legislativa parecía ir viento en popa, esta se fue opacando hasta el final del año. Implementar el impuesto del IVA a toda la canasta familiar en la reforma tributaria; limitar los alcances de la acción de tutela en la reforma a la justicia o la creación de listas cerradas en la reforma política fueron algunas de las iniciativas más polémicas con las que Iván Duque encendió el debate en el Congreso.

 

 

En esta legislatura se radicaron 465 proyectos de ley y 56 actos legislativos. El Gobierno actual presentó 17 iniciativas, que incluyeron las reformas tributaria, de justicia y de política electoral. Según recortó el Diario Oficial, en lo corrido de 2018 se han promulgado 63 leyes, pero, en estos primeros tres meses del Gobierno Duque tan solo se han promulgado cuatro.

Al iniciar su mandato, las nuevas bancadas del Congreso anunciaron una cascada legislativa. El partido que se adelantó frente a los otros fue el Conservador, desde el primer día esta colectividad radicó un paquete legislativo con 21 proyectos de ley y un acto legislativo. Además de esto, el nuevo Congreso también tuvo que afrontar el rezago de proyectos vinculados con la implementación del Acuerdo de Paz con la extinta guerrilla de las Farc, que fueron promovidos por los partidos de oposición.

“El plan del Gobierno siempre fue limitar, por no decir que eliminar, los logros conseguidos con el acuerdo de paz, por eso nos declaramos en su contra”, dijo Álvaro Argote, presidente del Polo Democrático.

Desde el momento de su posesión, el presidente Iván Duque dijo que iba a propender por la independencia de las ramas del poder público. “Estableceré una relación amigable con el Congreso, pero seré muy respetuoso de su independencia”, dijo el Mandatario, al referirse a la forma en la que entablaría de su relación con el legislativo.

El estatuto de la oposición fue otro punto que tuvo que enfrentar Duque con este Congreso renovado y sin mucha claridad mayoritaria. Gracias a la ley 1909 del 9 de julio de este año, se definió el marco general para el ejercicio de la oposición política en Colombia.

Debido a esta norma se desdibujaron las mayorías políticas con las que parecía contar el Gobierno al iniciar su mandato. El artículo sexto de esta ley le permite a los partidos declararse como opositores o en independencia al gobierno de turno.

Con base en esta nueva regulación, las bancadas de los partidos Cambio Radical y Liberal se declararon en independencia al Gobierno, dándole el primer revés al mandato de Duque. Esta decisión de los dos partidos mayoritarios en el legislativo, le complicó el camino a los proyectos del Gobierno. Para el senador de Cambio Radical, Temístocles Ortega, el problema de esta legislatura fue “la falta de liderazgo del Gobierno”. Ortega dijo que el Mandatario no logró conciliar las diferencias con la oposición y tampoco conquistó a los partidos que se declararon independientes.

Dos propuestas del Gobierno generaron un gran distanciamiento en la opinión pública. Por una parte, la ley de financiamiento no tuvo la acogida espera por el Ministerio de Hacienda. Esto se sumó a la fallida reforma a la justicia, que deberá volverse a radicar en marzo del año entrante.

 

LOS CONTRASTES

  • Álvaro Argote Presidente del Polo Democrático

    “Al Gobierno le faltó liderazgo para consolidar una agenda legislativa. Esto va más allá de que unos partidos se declaren independientes o en oposición. Duque no pudo encontrar ningún consenso”.


  • Temístocles Ortega Narváez Senador del Partido Cambio Radical

    “Duque no consolidó nada en esta legislatura. Sus reformas tributaria, política y de justicia, y sus constantes amenazas de reducir los apoyos a los programas sociales, lo han condenado a la desfavorabilidad”.

La analista de comunicación política, Liliana Gómez, dijo que al Gobierno “le faltó liderazgo y le faltó tomar posturas claras frente a temas cruciales en este período. Otro punto clave fue la figura de Álvaro Uribe, el líder del partido oficialista se acostumbró a estar en la oposición y olvidó cómo gobernar”.

Guillermo Trujillo, analista político, dijo que “el Centro Democrático se quedó con la idea errónea de qué es Gobierno, pero no pueden pretender dirigir una agenda política tan polarizada sin contar con otros partidos como La U o Cambio Radical”.

Ahora el Gobierno deberá promover sus proyectos de ley en el primer semestre del año entrante, pues esta legislación termina esta semana, pero tendrá otro reto y es la competencia se con las elecciones municipales y departamentales. Algo que sin duda, podría comprometer el camino de los proyectos de ley.

Antecedentes
El presidente Iván Duque convocó sesiones extraordinarias en el Congreso de la República. Por Decreto, el Mandatario le ordenó al órgano legislativo que debatiera cuatro proyectos de ley en estas plenarias que se llevarán a cabo hasta el 19 de diciembre. El futuro de la reforma tributaria depende de la decisión que se tome en este tiempo extra. Entre los proyectos que alargaron los debates de la legislatura está el que busca modernizar el sector de las TIC y el que busca darle mayores atribuciones a la Superintendencia de Salud en los procesos jurisdiccionales que adelanta esta entidad.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.