Natalia Cubillos Murcia - ncubillos@larepublica.com.co Martes, 27 de agosto de 2013

A pesar de las advertencias del Gobierno Nacional y la oposición de los gremios de construcción en Colombia, el alcalde de Bogotá, Gustavo Petro, anunció ayer que ya decretó el Plan de Ordenamiento Territorial (POT). Con este panorama, en manos de los tribunales quedará el ordenamiento de la ciudad.

El Gobierno demandará la norma en el Consejo de Estado, ante la Jurisdicción Contencioso Administrativa, que es la que ha tomado determinaciones sobre temas similares. Por ejemplo, explicó Luis Felipe Henao, ministro de Vivienda, en una decisión del año 2003, el organismo argumentó que no se debía tomar ninguna decisión sin tener en cuenta al Concejo de Bogotá.

Sobre este tema, Petro afirmó que no estaba pasando por encima de la norma pues habían pasado 90 días desde que se presentó el proyecto ante el Concejo y que éste no había tomado ninguna determinación al respecto.

“Lo que debemos examinar con el Gobierno no es como se tumban normas distritales, sino hacer un plan de estímulos a la construcción”, dijo el mandatario luego de que se diera a conocer que el ministro de Vivienda demandaría el POT.

“Esto va a tener un impacto muy negativo en la ciudad, el régimen de cargas genera impuestos para los constructores que no tiene un soporte legal y de igual forma no vemos proyectos estratégicos”, afirmó Henao.

El Ministro agregó que con esta iniciativa se profundizará la crisis del sector de la construcción, que ya ha destruido 72.000 empleos, y le aconsejó al mandatario que sea “demócrata”. El presidente de Fenalco Bogotá, Juan Esteban Orrego, aseguró que el impacto será muy negativo en temas vitales como las excesivas cargas urbanísticas y las acciones de mitigación las cuales obstaculizarán el desarrollo y regulación del comercio y la industria de Bogotá y Cundinamarca.

Y sostuvo que acompañará la decisión que se tome para revisar la legalidad del nuevo Plan publicado por el mandatario capitalino.

“Cargas como la exigencia de entregar el 35% del área a Vivienda de Interés Prioritario para los proyectos de gran extensión y la restricción de construcción de parqueaderos, entre otras; desestimularán el desarrollo de grandes complejos como centros comerciales, grandes superficies y almacenes de cadena”, afirmó Orrego.

Finalmente, Martha Moreno, directora de Camacol Bogotá, afirmó que esta es una decisión que además de “cerrarle la puerta en la cara a la concertación y a la ley”, esta modificación paraliza el desarrollo de Bogotá en comercio, infraestructura y hotelería.

Y concluyó diciendo que el panorama no es nada alentador pues desde enero de 2012 a julio de 2013, el volumen de lanzamientos de vivienda se ha reducido en 13.200 unidades, siendo la vivienda social el segmento de mayor contracción. La oferta de vivienda nueva en la ciudad es hoy 9% menor que hace un año, y 34% inferior al nivel máximo de los últimos cinco años.

Ventajas del decreto 364 de 2013
De acuerdo con el Alcalde hay varias ventajas del POT propuesto que no se han contemplado por parte de los gremios, el Concejo ni la Nación:

1. Los más pobres podrán acceder a vivienda digna en el espacio central de la ciudad.
2. Se podrán construir equipamientos de educación, salud y justicia en los barrios populares.
3. La densificación permite remunerar a la ciudad en ampliación de vías y espacio publico, de manera automática
4. Se aumentarán las zonas de conservación ambiental en 36.900 hectáreas, de ellas 272 urbanas que se vuelven zonas protegidas.
5. La infraestructura de transporte podrá ser apalancada por el desarrollo urbano y las plusvalías irán al sistema masivo.
6. Los pequeños industriales podrán obtener licencia y salir de la informalidad.
7. Protegerá a los campesinos de Bogotá, limitará la expansión urbana en las áreas rurales, planificará los poblados rurales.
8. Al separar el manejo de aguas lluvias de alcantarillado, permitirá la rebaja de tarifas de agua potable.