Colprensa Jueves, 18 de febrero de 2016

“Estamos más cerca que nunca en La Habana, pero estamos lejos en Colombia, no estamos percatándonos suficientemente de que esta es la oportunidad. Esta clase dirigente que ha manejado el país durante 50 años, así como la dirigencia de las Farc que tienen también su responsabilidad, tenemos la obligación de construir para nuestros hijos y nuestros nietos un país mejor”.

De la Calle afirmó que “no nos podemos quedar con la paz ‘chiquita’ que equivaldría al silencio de los fusiles”, sino que por el contrario, debería ser la oportunidad que necesita el país para cambiar.

Dijo que con la firma de paz lo que sigue es el fortalecimiento de la seguridad: “no puede prosperar la idea de que habrá desvanecimiento de la seguridad”; y agregó que hay que fortalecer las instituciones cambiando el paradigma del desarrollo del centro hacia fuera, de los territorios hacia el centro.

También, dijo, que debe cambiar el campo político, pues “habrá más lucha ideológica y más conflicto democrático sin armas”, por lo que considera que los partidos políticos tienen que prepararse para ella, “no es simplemente dar golpes en la mesa y dar órdenes”. Y añadió que luego, durante todo este proceso, los colombianos tienen que hacer la apropiación de los valores como la tolerancia, el respeto, la solidaridad, para lograr la paz verdadera.

Lo que falta en la mesa
De la Calle también hizo énfasis en lo que falta discutir en la mesa, como es el caso de zonas de ubicación, y la refrendación. 

“Todavía tenemos por discutir el tema del cese bilateral y definitivo que ocurre con las Farc, tras la dejación de armas; las famosas zonas de ubicación o como se quieran llamar, que son todavía discusiones que no han terminado. Y tampoco ha terminado la discusión, y de alguna manera ni ha comenzado en la mesa, la discusión sobre la refrendación”, afirmó.

Finalmente, De la Calle reiteró que la paz es posible y destacó los resultados de informes como los hecho por el Cerac, que afirma que van 81 días en los que no se registran acciones de conflicto atribuibles a las Farc.