Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Angélica Benavides viernes, 19 de julio de 2019

La retroactividad en el pago a los parlamentarios supera los $200 millones

Con la firma del decreto que reglamenta el incremento del salario para los congresistas, determinado según la Constitución de 1991, el pago de cada uno de ellos será desde este mes de $ 32,741 millones, equivalente a 41 veces el salario mínimo determinado para los trabajadores colombianos.

La norma establece que los congresistas deben recibir un salario básico y varias primas, que suman los más de $30 millones mensuales. El pago básico es de $ 7.916 millones con el incremento, de los cuales se descuentan cerca de $320.000 de aporte a salud e igual monto para pensión.

A este valor se le deben añadir $ 14.074.068 de prima de representación y $10.751.027 de prima de servicios especiales, creada para garantizar recursos suficientes para el pago de vivienda y transporte a aquellos congresistas que no son originarios de Bogotá.

Para los representantes a la Cámara que asisten a las sesiones a nombre de sus departamentos y ciudades, el Congreso además garantiza el pago de un tiquete ida y vuelta a la semana si es un destino nacional y dos tiquetes mensuales si representan a una jurisdicción internacional.

Además, los congresistas reciben las primas de navidad y vacaciones que se calculan sobre el salario básico.

De estos ingresos, los congresistas deben asegurar el pago de su alimentación y viáticos si se desplazan a otro lugar del país o en el exterior, el pago de sus líneas celulares y la gasolina de los vehículos entregados por el mismo Congreso para su transporte y protección, cuya manutención asume la corporación y según el representante a la Cámara, Mauricio Toro, es cercano a los $10 millones.

Otros costos que asume el Congreso son los materiales y mantenimiento de sus oficinas, así como el pago de sus Unidades de Trabajo Legislativo (UTL), que incluye hasta 10 empleados que deben sumar máximo $50 millones pagados por salario según el rango al que puedan aplicar y que tienen derecho mínimo a un salario de $2’800.000 por cada uno.

El Departamento Administrativo de la Función Pública explicó que el incremento salarial de los congresistas debe hacerse calculando el ponderado del incremento que se le aplicó a los demás funcionarios públicos. Dado que la Contraloría General certificó un incremento ponderado de 4,5%, el presidente de la República sancionó el decreto que aumentó en la misma proporción.

El salario de los congresistas junto con sus gabelas los convierten en los funcionarios de este tipo que más ganan en la región y España. Colombia supera a Brasil, Uruguay y Panamá, mientras los que menos ganan son los de El Salvador, Bolivia, Argentina, España y Ecuador.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.