Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Natalia Arteaga - narteaga@larepublica.com.co Martes, 23 de septiembre de 2014

El rifirrafe por el problema fiscal y de organización que se está viviendo al interior de la Sociedad de Autores y compositores de Colombia (Sayco), no para y LR conoció en exclusiva que Saturnino ‘Nino’ Caicedo, gerente general de la entidad, llevó el caso hasta el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Bogotá.

El artista recordado por haber fundado el grupo Guayacán, le puso una tutela al Ministerio del Interior, cartera de la que se desprende la Dirección Nacional de Derecho de Autor (Dnda), liderada por Giancarlo Marcenaro.

El líder de la Dnda, de acuerdo con la acción legal, habría incurrido en una violación al derecho de la libre expresión, al derecho fundamental del debido proceso y a la vulneración del buen nombre, al haber afirmado en este diario, que “Sayco se estaba buscando una verdadera intervención”.

La tutela fue aceptada el pasado 17 de septiembre por el magistrado Iván Alfredo Fajardo Bernal, quien ordenó la vincular al director nacional de Derecho de Autor.

A lo que se refiere el documento es a la opinión de Marcenaro en un informe anterior, en el cual el funcionario le dijo a la LR que Sayco podría enfrentar una verdadera intervención del Estado, una toma de posesión, que obligaría al Gobierno a sacar al actual Consejo Directivo y al gerente general, para nombrar uno nuevo, junto con un Consejo Asesor.

Pero en esa misma edición, el director nacional aclaró que esa no es la intención y que lo que se está buscando es que las cosas empiecen a funcionar de la mejor manera en la entidad.

Para Caicedo, según expresa el documento, la Dnda, con dicha declaración, creó una ‘cortina de humo’ para desprestigiar a la Sociedad.

También dice la tutela que las opiniones del funcionario público constriñen el derecho de expresión de Sayco, y que pretende deslegitimar las manifestaciones de la firma dirigida por Caicedo.

En el texto legal, el artista señala que “las declaraciones realizadas por el funcionario resultan sesgadas, inexactas y parcializadas y tienden a afectar el buen nombre de Sayco”.

Por último se asegura que una de las mayores molestias habrían surgido por “el tono amenazante” de las declaraciones. Dice Otoniel Camargo, abogado penalista, que en estos casos, cuando se trata de una investigación administrativa la reserva sumaria es mucho más flexible y que el Estado puede hablar sobre lo que podría pasar a futuro con una sociedad que está investigando. “Siendo un funcionario que tiene conocimiento del caso que es de interés público, le corresponde dar información sobre lo que está ocurriendo”. Sin embargo, Miguel José Rujana, abogado de la coordinación jurídica de Sayco, dice que la tutela se interpuso porque consideraron muy grave que un funcionario que tiene entre sus funciones vigilar a Sayco, afirme que la entidad podría ser intervenida. “Consideramos que hubo amenaza en las declaraciones de Marcenaro”.

El desarrollo de la tutela
Antes de conocer la decisión en primera instancia que tome el Tribunal frente a la acción de tutela tomada por Caicedo, se tendrá que esperar 10 días hábiles (que empezaron a correr desde el pasado 17 de septiembre), o sea que el próximo 1 de octubre se podría conocer la primera decisión.

Si se impugnara, el segundo fallo podría tardar 20 días hábiles, de acuerdo con el artículo 29 del Decreto 2591 de 1991.

Aunque las opiniones están divididas, habrá que esperar a que la autoridad dé su veredicto.

Las opiniones

Otoniel Camargo
Abogado Penalista

“Siendo un funcionario que tiene conocimiento del caso que es de interés público le corresponde dar información sobre la situación particular. Cuando se trata de una investigación administrativa la reserva sumaria es flexible”.

Miguel José Rujana
Abogado de la coordinación jurídica de Sayco

“La tutela se interpuso porque consideramos muy grave que un funcionario que tiene entre sus obligaciones vigilar a Sayco afirme que la entidad podría ser intervenida. Consideramos que las declaraciones de Marcenaro fueron una amenaza”.

Documentos adjuntos