Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Cristian Acosta Argote - cacosta@larepublica.com.co miércoles, 14 de abril de 2021

Las sanciones de tipo económico y penal se agravan en gran medida cuando la persona de la publicación es menor de edad

La digitalización ha traído varias ventajas a la sociedad como también nuevos retos en materia legal. La publicación de fotos íntimas en redes sociales puede ser un problema sumamente grave que puede enfrentar cualquier persona, sobre todo tratándose de un escenario virtual en el que la proliferación del material puede alcanzar varios sitios web en poco tiempo.

La normatividad colombiana tiene varios mecanismos para actuar ante un caso de este estilo y todos están consagrados en el Código Penal. Al respecto, el artículo 226 enmarca que “en la misma pena prevista en el artículo 220 incurrirá el que por vías de hecho agravie a otra persona”. Dicho en otras palabras, la norma no tiene un apartado específico en el Código Penal que trate el delito de compartir fotos de cariz íntimo en redes sociales; tiene, más bien, un articulado que el juez debe interpretar cuando el contenido resulte perjudicial contra la integridad de cualquier persona.

Alejandro Mejía, socio de Derecho Penal de Cáez-Muñoz Abogados, aclaró que a nivel penal no hay un artículo que castigue directamente la revelación de contenido gráfico, audiovisual, digital o impreso que contenga imágenes con contenido erótico que pertenezcan al ámbito íntimo de una persona.

“Eso no existe en Colombia porque el legislador en su poder de configuración hasta el momento no ha considerado que esa conducta per se deba ser incluida dentro del Código Penal como una conducta atípica. Lo anterior es perfectamente razonable porque normalmente los fenómenos sociales se dan primero y luego viene la reacción estatal”, dijo.

Es importante aclarar cuándo una publicación de fotos íntimas por parte de, por ejemplo una pareja, es tipificada como un delito. En primer lugar, debe haber un desconocimiento y falta de permiso por parte de la persona afectada al momento de publicar la foto. Si la persona encuentra el contenido en la red deberá, como primera medida, pedir que se baje el contenido.

En caso de que la persona responsable de subir el contenido se niegue, se podrá iniciar una acción penal que podrá devenir en penas, según la norma, entre 1,3 y 4,5 años de prisión. También habrá sanciones económicas y oscilarán entre 13 a 1.500 salarios mínimos mensuales legales vigentes, según la gravedad del caso.

Se debe tener en cuenta que si el contenido que circula por redes pertenece a un menor de edad las penas serán mucho más duras para la persona responsable, pues en ese caso, y según el abogado Mejía, se estaría incurriendo en un delito de pornografía infantil.

De esta manera, el responsable podría pagar desde 13 a 1.500 salarios mínimos, pero enfrentaría de 10 a 20 años de prisión, según lo estipulado en el artículo 218 del Código Penal colombiano.

Respecto a la retractación, el abogado afirmó que se trata de una pena laxa en medio de una legislación que no tiene claro todavía la forma de proceder. “Si quien pudiese ser entendido como el infractor se retractase de una forma proporcional a como inicialmente injurió a la persona, esto daría lugar a que la acción penal sea desistida por la Fiscalía, pero en otros países las penas son más fuertes y no hay lugar a este tipo de retractaciones”, dijo.

A pesar de este vacío legal, el abogado afirmó que en el caso del contenido explícito de menores de edad, la situación sería totalmente opuesta. “Así no se trate de un desnudo, si el menor de edad está lo suficientemente sexualizado en el contenido ya no estamos hablando de una injuria por vía de hecho, sino que estamos tratando un caso mucho más grave de pornografía infantil”, dijo. Además, el experto recordó que en estos casos los derechos del menor representan un mayor interés ante la ley.

En ambos casos, ya sea un menor o una persona mayor de edad que se han visto vulneradas, la persona deberá acudir ante las autoridades correspondientes para poner la denuncia y exigir al infractor el retiro inmediato del material.

Algunas de las entidades disponibles para interponer la denuncia son la Policía Nacional, la Unidad de Delitos Sexuales de la Fiscalía, y el Ministerio de las TIC. Es recomendable también que la persona menor de edad que haya sido objeto de la injuria con fotos o imágenes acuda ante las autoridades antes mencionadas en compañía de un adulto responsable o tutor legal.

Mejía añadió que el proceso debe iniciar con las constancias ante las autoridades y advertirles a las autoridades respectivas, entre las cuales destacó la presencia del Icbf como entidad protectora de los menores de edad.

“Las autoridades pueden exigir a todos los entes involucrados que retiren el contenido inmediatamente. Redes sociales como Google, Facebook, Instagram tienen unos deberes reforzados que se han pactado a través de acuerdos internacionales de contener y evitar a través de algoritmos la circulación y difusión de estos contenidos”, afirmó.

LOS CONTRASTES

  • Alejandro MejíaSocio de Derecho Penal de Cáez-Muñoz Abogados

    “Es claro que los jueces han intentado enmarcar esta conducta dentro de otro delito señalado y predefinido. En Colombia hace falta una regulación en ese sentido”.

  • Germán FlórezPresidente de Legal Tech

    “El derecho a la privacidad en redes sociales es uno de los aspectos más importantes en la sociedad digitalizada en la que vivimos actualmente”.

Como dato final, y a propósito de la pandemia del covid-19, la Fiscalía General de la Nación tiene a disposición en su página web un formulario para la interposición de este tipo de denuncias penales por vía de correo electrónico.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.