Uno de los bienes incautados al 'Ingeniero'

Fiscalía

Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Carlos Jaramillo Palacio

lunes, 20 de mayo de 2024

Se trata de varios predios avaluados en más de 10.800 millones de pesos, ubicados en Cali, Yotoco, Tuluá y Jamundí, en Valle del Cauca

En las últimas horas, la Fiscalía General de la Nación lideró una investigación que permitió identificar 27 bienes, entre viviendas, vehículos de gama alta, sociedades y establecimientos de comercio que estaban a nombre del condenado narcotraficante Edgardo Sánchez Arcos, alias 'el Ingeniero'; y algunos integrantes de su círculo familiar.

Los elementos de prueba del ente investigador indican que las propiedades habrían sido adquiridas con dineros producto del envío de toneladas de clorhidrato de cocaína a Estados Unidos y países de Europa.

En ese sentido, una fiscal de la Dirección Especializada de Extinción del derecho de Dominio las afectó con medidas cautelares de suspensión del poder dispositivo, embargo, secuestro y toma de posesión de bienes y haberes.

Los activos, avaluados en $10.848’980.024, están ubicados en Cali, Yotoco, Tuluá y Jamundí (Valle del Cauca). Entre los bienes sobresale una lujosa casa de descanso en un conjunto residencial de Jamundí (Valle del Cauca), que preliminarmente ascendería en valor a $4.500 millones; y 10 lotes localizados en un condominio de la misma población, estimados en $1.500 millones.

Las medidas cautelares con fines de extinción de dominio fueron materializadas en diligencias realizadas de manera articulada por el CTI de la Fiscalía, personal de inteligencia y de la Brigada de Infantería de Marina N°2 de la Armada Nacional, así como unidades de la Tercera División y de la Brigada del Ejército Nacional N°3.

Edgardo Sánchez Arcos, 'el Ingeniero', fue considerado en su momento como un narcotraficante invisible. En 2004, un juzgado penal especializado de Cali lo condenó por los delitos de concierto para delinquir y tráfico de estupefacientes.

En su momento fue sentenciado por estar a la cabeza de una red criminal que enviaba cocaína a varios destinos internacionales, camuflada en figuras artesanales que salían del país a través de correos comerciales.

En 2023, Sánchez Arcos fue capturado en situación de flagrancia por almacenar en su lugar de residencia dos fusiles, cuatro pistolas calibre 9 milímetros, dos escopetas, dos inhibidores de señales, amplia munición y 71 kilogramos de cocaína. Desde entonces permanece privado de la libertad en centro carcelario.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.