Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Simón Granja - sgranja@larepublica.com.co jueves, 2 de octubre de 2014

Colombia es reconocida internacionalmente por la calidad del café y de las esmeraldas.

Esta vez, la científica colombiana Ximena Londoño de la Pava solicitó ante la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC) el registro de una marca que combina ambas expresiones juntándolas en Café Verde Esmeralda, pero no lo logró puesto que la Federación Nacional de Cafeteros se opuso y convenció a la entidad.

El nombre completo de la solicitante es María Ximena Londoño de la Pava y no es una caficultora, en la actualidad es la presidenta de la Sociedad Colombiana de Bambú y una de las científicas más reconocidas a nivel internacional, especialista en estas plantas de las cuales ha descubierto 30 nuevas especies en Colombia que pertenecen a la familia de las gramíneas.

María Ximena se crió cerca de Montenegro, Quindío, en la finca La Esmeralda. Actualmente en el mismo lugar donde se le despertó su interés por el bambú tiene un cultivo de café que según la abogada apoderada de la marca solicitada, María Patricia Londoño Jadad, “busca comercializar el café que allí produce” y decidió la expresión Café Verde Esmeralda por el nombre de la finca, y aclaró “esto no tiene ninguna relación con la Sociedad Colombiana de Bambú, es una iniciativa personal”.

En 1927 , cafeteros colombianos se unieron con el fin de crear una organización que los representara nacional e internacionalmente, y nació así la Federación Nacional de Cafeteros (FNC) que una vez conoció la solicitud de la marca, así como lo ha hecho en varias ocasiones, presentó oposición bajo el argumento de la similitud y confundibilidad con Esmeral Mountain y Café de Colombia que es su denominación de origen. La abogada Londoño explicó que la afectación de la expresión Café de Colombia no era sobre la marca que solicitaban, sino por el acompañamiento de la expresión Café colombiano 100% orgánico. Argumento que utilizó la abogada para apelar la decisión de la Dirección.

La abogada especialista en propiedad industrial Helena Niño de la firma Wolf&Méndez, explicó que “la SIC cumple varias funciones que no solamente aluden a la propiedad industrial sino a la protección del consumidor. La etiqueta dice que el café es cien por ciento colombiano y esto se tendría que demostrar. Nadie más podría decir eso cuando esa calidad no es verificable sabiendo que es de titularidad de la FNC”. La Comunidad Andina define denominación de origen como una indicación geográfica constituida por el nombre de un país o un lugar determinado, utilizada para designar un producto originario de ese espacio.

Siendo así, la Dirección observó que Café Verde Esmeralda sí contiene una denominación de origen protegida que le pertenece a la FNC.

Con fundamento en lo anterior, la entidad resolvió que el signo solicitado atenta contra las condiciones de veracidad impuestas en el tráfico mercantil y sería un obstáculo para que el consumidor adquiera el producto, viéndose expuesto a pensar erradamente que tienen una calidad especial que no está certificada. Derivados de Leche la Esmeralda también se opuso bajo la similitud de su marca La Esmeralda; sin embargo, no prosperó y la SIC la declaró infundada. Lo que sí logró imponerse fue el signo Arroz Esmeralda que la Dirección encontró en su base de datos y fue además de la Federación, la razón por la cual la entidad negó la solicitud.

La opinión

Helena Niño
Abogada especialista en propiedad industrial de la firma WOLF & MÉNDEZ

“La decisión de la SIC tiene sentido porque puede que la palabra café no sea monopolizable, pero el conjunto marcario sí. Considero que está vulnerando los derechos de la Federación como también suministrando una información engañosa”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.