Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Geraldine Romero - gromero@larepublica.com.co miércoles, 22 de abril de 2015

El Grupo que dispone de 74 empresas consolidadas, con veinte plantas de producción y está presente en más de 160 países, dio a conocer su desacuerdo con dicha solicitud presentada por  Koba Colombia, compañía que opera en el país con los supermercados D1.

Al conocer que la Superintendencia de Industria y Comercio (SIC)  había dado la razón a la multinacional, Koba como actor solicitante llevó el caso a segunda instancia y señaló que no se podía establecer un riesgo de confusión entre Nuttemil y Nutella, solo por compartir el prefijo Nute.

La cadena expresó que la Dirección de Signos Distintivos hizo un análisis ligero, pues no resaltó que la partícula “nut” era de uso común para los productos de la clase 30 Internacional, la cual distingue crema de avellana con cacao.

Adicionalmente manifestó que existían antecedentes marcarios que dentro de su composición exhibían tal partícula, lo que deducía que  no  debía ser un obstáculo al  hacer  parte de dominio público.

Por su parte la SIC, tuvo en cuenta en su estudio, no solo la marca de Ferrero, sino también el signo  Nutellini, que esta bajo la titularidad de Colombina.

La entidad  indicó que al observar que los productos cumplían el mismo servicio de ser  un aderezo, se podría inducir a un error al consumidor.

Hizo  énfasis en que el Despacho para la Propiedad Industrial, protegía tanto los derechos del público  como el de las empresas.

Tatiana Carrillo, socia de Lloreda  Camacho  &  Co, explicó que en lanzamientos de nuevos productos, era importante revisar los antecedentes marcarios de las marcas que se proponían por las agencias de mercadeo, y  analizar la posibilidad de registrarla frente a las ya registradas,  con el fin de que el lanzamiento del producto sea exitoso.

Por otro lado, Emiliano García, investigador asociado del Grupo Derecho Privado de la Universidad Sergio Arboleda, dijo que este  tipo de resoluciones por parte de la SIC creaban inseguridad jurídica para los operadores económicos.

“Si bien en  esta ocasión la SIC acertó al rechazar el recurso presentado por  Koba, hay que recordar que en  supuestos similares, pese a la existencia del mismo riesgo de confusión o de asociación la entidad autorizaba  los registros  de los signos”.

Finalmente,  para el ente regulador  compartir la expresión Nute fue uno de los motivos de peso para negar el registro, teniendo en cuenta que los elementos adicionales  de la marca solicitada no aportaban mayor distinción.

Así la compañía de dulces, que cuenta con 27.457 empleados, demostró la solidez de su marca Nutella y venció a  Koba Colombia ante la SIC.

Las opiniones

Emiliano García
Investigador del Grupo de Derecho de U. Sergio Arboleda.

“La adopción de decisiones en sentido opuesto, en situaciones similares, nos conduce a afirmar que la SIC está  generando inseguridad jurídica al no poder recurrir ni siquiera a su propia doctrina administrativa al ser contradictoria en supuestos relacionados”.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.