Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

Merian Araujo - maraujo@larepublica.com.co miércoles, 10 de abril de 2013

El pasado marzo, ante los juzgados penales del Circuito de Bogotá, la compañía internacional Worldwide Energy Investment Ltd. Sucursal Colombia -en adelante WEI- presentó una acción de tutela en contra de la petrolera nacional, Ecopetrol, y la Universidad Industrial de Santander (UIS). En el documento que cuenta con 20 hechos que justifican la medida, la empresa señaló la vulneración de los derechos fundamentales al trabajo, la propiedad privada y educación, entre otros.

La acción que fue presentada por el apoderado de la compañía, se remite a un convenio interadministrativo que en junio de 2006 firmaron la UIS y Ecopetrol, el cual permitiría que el alma máter desarrollara actividades en el Campo Escuela Colorado y el cual tendría vigencia hasta 2016.

Como parte de estas actividades, la universidad firmó en 2009 un convenio de alianza tecnológica con WEI, que contó con el visto bueno de la petrolera colombiana y cuyo documento de aprobación dirigido al rector de la universidad, Jaime Camacho cita: “Ecopetrol S.A. acepta esta alternativa bajo las condiciones planteadas a continuación y sin modificar las condiciones actuales del convenio, es decir, mantener los porcentajes de participación y la fecha de finalización, julio 1 de 2016”.

Pese a ello, según lo planteado en la tutela, “el año pasado en el mes de julio, Ecopetrol, autodesignándose Juez de la República, envió unos comunicados amenazantes a la UIS en los que supuestamente dio por terminado de manera anticipada y unilateral el Convenio Interadministrativo de Colaboración Empresarial”.

Para obtener más información sobre estos comunicados o sobre algún documento oficial en el que la petrolera justifique por qué se iba a terminar de forma anticipada con el contrato, LR se comunicó con la empresa y conoció el listado de cláusulas que se plantearon el 25 de enero de 2006, cuando se firmó el contrato.

Dentro de estas reza: “el convenio podrá ser terminado por acuerdo de las partes o de manera unilateral, en cualquier momento en los siguientes eventos: (...) d) durante la etapa inicial, si la UIS no cumple con todas, algunas o alguna de las actividades del programa inicial de trabajo, sin causa justificada o sin que medie un acuerdo al respecto entre las partes, sobre la inconveniencia técnica y económica de su realización, Ecopetrol podrá terminar unilateralmente el convenio”.

A su vez, según lo dado a conocer tanto por la Asociación de Profesores de la UIS, así como el rector del alma máter, la petrolera señaló que las causas de la ruptura unilateral del convenio se debe a la “inviabilidad económica, incumplimiento del Convenio por parte de la UIS y desnaturalización del mismo; porque este fue suscrito para hacer Academia y se había vuelto un negocio”.

Frente a ello, el abogado Pedro Nova señaló que hay diferentes aspectos a tener en cuenta en la decisión de la compañía petrolera. Uno de los más importantes es que “Ecopetrol es una empresa mixta, pero mayoritariamente estatal, así que se pudieron haber tomado medidas soberanas sobre el convenio. Pero eso solo es posible si estaba planteado en la letra pequeña”.

Y aunque la medida sea tomada o no por interés estatal, sí es importante señalar dos datos:por un lado, los niveles de producción del campo han aumentado considerablemente durante los últimos años, gracias a los esfuerzos realizado por las entidades accionadas.

Ejemplo de ello es que, como señala el Consejo de Estudiantes de la Facultad de Ingenierías Químicas, cuando Ecopetrol entregó el campo con cinco pozos reactivos, la producción era de unos 15 barriles diarios de petróleo, mientras que a la fecha llega a unos 400.

Por otro lado, según lo planteado en la tutela, pese a ser invitado por la universidad, Ecopetrol no estuvo interesado en realizar inversiones en el campo. Puede haber indemnización como parte de las pretensiones presentadas por WEI en la tutela, uno de los cuatro planteamientos es que, “en caso de que haya lugar, se condene en costas a las entidades accionadas”.

Ello, pues la petrolera colombiana “cesó durante más de seis meses, de manera injustificada, el recurso del dinero que le corresponde a la Universidad Industrial de Santander, por la producción de crudo; por lo tanto, cesó el pago a los aliados de la universidad”, según referencia la acción de tutela.

Así mismo, la empresa petrolera procedió con las medidas anunciadas a la universidad y el pasado domingo, 10 de marzo, funcionarios de la entidad arribaron al campo e intentaron tomar control del sitio.

Y aunque la WEI señaló que se procedió de forma “brusca e inesperada”, la petrolera respondió a LR que “Ecopetrol en ningún momento ha entrado por la fuerza al campo y por el contrario la empresa siempre ha tenido las puertas abiertas para dialogar con la universidad”.

A su vez, Ecopetrol dio a conocer que ayer tuvo uno reunión con el rector de la UIS “en la que se llegó a un principio de acuerdo para superarlos obstáculos que se han presentado en desarrollo del convenio” y que “se van a buscar los mecanismos para garantizar que el acuerdo cumpla con el objetivo específico para el cual fue creado, el cual es contribuir efectivamente al desarrollo de la comunidad educativa.

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.