Agregue a sus temas de interés

Agregue a sus temas de interés Cerrar

  • Carlos Eduardo González

lunes, 6 de febrero de 2017

Con la salida del conflicto de las Farc, el presidente Juan Manuel Santos busca dejar una paz completa en el país, señaló el senador del Partido de La U, Roy Barreras, quien agregó que “si los diálogos de paz con el Ejército de Liberación Nacional (ELN) tienen éxito, la próxima generación de colombianos tendrán una nación en paz”. 

Desde 2013, el Gobierno inició una fase de diálogos exploratorios con la guerrilla para poder definir los puntos que se discutirán en la mesa de negociación. Luego de tres años de conversaciones, se definieron seis puntos: participación de la sociedad, democracia para la paz, transformaciones para la paz, víctimas, fin del conflicto armado e implementación de la pactado. 

A pesar de esto, el senador Barreras señaló que, con relación al proceso de las Farc, “hay muchas diferencias, ya que ese proceso inició con una agenda precisa, definida por las partes”, mientras que por el contrario, “esta es abstracta, muy abierta y con unos mecanismos de participación también abstractos, por lo que en estos temas se puede perder mucho tiempo”.

Como ocurrió con el proceso en La Habana, la mesa cuenta con varios países garantes, entre los que se encuentran Cuba, Venezuela, Chile, Brasil, Ecuador y Noruega. 

Sin embargo, esto no quiere decir que puedan ser procesos comparables, explicó Ariel Ávila, director de la Fundación Paz y Reconciliación, quien dijo que, en principio, las Farc y el ELN son guerrillas diferentes, pues el ELN es una organización política intentando hacer la guerra. “Hay tres grandes diferencias entre ambas mesas. Lo primero es que se contempla la participación social. Lo segundo es el tema de la implementación; aquí se va acordando y se va implementando. Y lo otro es que con las Farc, el tema de tierras fue el principal, aquí será el tema minero-energético”. 

Aunque no es la primera vez que Gobierno y ELN intentan llegar a un acuerdo, sí es el más avanzado, concuerdan los expertos, ya que antes del presidente Santos, seis jefes de Estado intentaron lo mismo durante sus gobiernos: Alfonso López (1974-1978), Virgilio Barco (1986-1990), César Gaviria (1990-1994), Ernesto Samper (1994-1998), Andrés Pastrana (1998-2002) y Álvaro Uribe (2002-2010). 

No obstante, y por razones como la falta de compromiso del grupo revolucionario o por problemas del Gobierno, nunca lograron llegar a buen puerto.

Por otra parte, algunos críticos del proceso han indicado que el ELN se ha debilitado bastante en los últimos años, pues, según datos del Ministerio de Defensa, pasó de tener 4.130 integrantes en 2002 a menos de 2.500 en la actualidad, distribuidos en cinco frentes de guerra que operan en varias zonas del país, entre las que se cuentan Cauca, Nariño, los Santanderes, el Bajo Cauca antioqueño, Bolívar y Casanare.

Ante este panorama, Ávila reseñó que Colombia “necesita saber la verdad y acabar el tema de la lucha y la justificación armada”, para así seguir en el tema del posconflicto, que no es la mera entrega de armas, sino una serie de reformas que incluyen el campo, lo social y lo económico.

Cabe señalar que el jefe negociador del Gobierno es Juan Camilo Restrepo, quien se ha desempeñado en diferentes altos cargos dentro del Estado. En  1991 fue designado ministro de Minas y Energía; luego, en 1994, fue elegido senador de la República; tiempo después, en 1998, ocupó el cargo de ministro de Hacienda, durante una de las crisis económicas más duras de la historia del país. Y, posteriormente, asumió la cartera de Agricultura en 2010.  

Al ser consultado por AL, Restrepo dijo que no daría declaraciones hasta no ser instalada la mesa de negociaciones. 

Por el lado del ELN, el encargado de liderar los diálogos será alias “Pablo Beltrán”.  

Antecedentes
Aunque el inicio de las conversaciones de paz entre el Gobierno Nacional y el ELN estaba pactado para arrancar en octubre del año pasado, la negativa en la liberación del excongresista chocoano Odín Sánchez había impedido poner en marcha el proceso. 

Por tal motivo, y para lograr arrancar con las conversaciones, ambas partes acordaron la liberación del exparlamentario, que se dio el pasado 2 de febrero. Y, de igual manera, el Gobierno se comprometió a indultar a Nixon Cobos y Leivis Valero, quienes hacen parte de este grupo armado.  

Las opioniones 

Ariel Ávila 
Director de la Fundación Paz y Reconciliación
“Hay varias diferencias con el proceso de las Farc, como que se contempla la participación social, que aquí se va acordando y se va implementando. El tema irá dirigido a lo minero-energético y no a las tierras”. 

Roy Barreras
Senador y miembro de la delegación de paz

“La dificultad del desarrollo del proceso de paz no radica en el número de personas del Ejército de Liberación Nacional que van a dejar las armas, sino en una agenda que permita la dejación de estas”. 

LA REPÚBLICA +

Registrándose puede personalizar sus contenidos, administrar sus temas de interés, programar sus notificaciones y acceder a la portada en la versión digital.